13 mil millones de razones para dar teta

lactancia

13 billones de dólares (13 mil millones de dólares en el sistema europeo) es lo que la Academia Americana de Pediatría calcula que un país como Estados Unidos se ahorraría al año si se fomentasen buenas prácticas que permitieran a las mujeres conseguir lactancias maternas exitosas. Un tema de moda, ahora que hemos sacado a pasear las tijeras. 13.000.000.000 dólares y más de 900 muertes infantiles. Al año. Calderilla, deben pensar algunos.

He de confesar que no hago mucho caso de los estudios científicos que demuestran las bondades de la lactancia materna. O sea, sí, los miro, como simple curiosidad. Para mí es de cajón: los mamíferos toman leche de su misma especie cuando son lactantes. Tomar leche de su misma especie no es “lo mejor” para ellos, es lo que es. La leche materna está adaptada a las necesidades nutricionales y sociales de cada especie. La leche de otra especie adaptada por el ser humano, por mucho que se pretenda y muy bien que se haga, jamás conseguirá imitar a la “adaptada” por la naturaleza tras millones de años de evolución. La evolución, según Darwin, no es más que eso, adaptación.

Y por supuesto, sé que la lactancia materna “protege” (¿mejor deberíamos decir no incrementa?) contra el riesgo de contraer un montón de enfermedades, tanto físicas como psicológicas. Sé que es “mejor” para el desarrollo integral de las personas. Que “previene” las alergias, el cáncer, la obesidad, la diabetes, que puede estar relacionada con el autismo, el TDAH, que facilita el sueño, que “activa” el sistema inmune y por tanto proporciona “protección” contra un montón de enfermedades infecto-contagiosas. Sé que aporta todos los nutrientes, que cambia de composición según el momento del día, que ayuda a regular los ciclos circadianos, que relaja, que proporciona oxitocina, endorfinas, que facilita la formación de conexiones neuronales relacionadas con el bienestar y que “mejora” la capacidad intelectual.

Sé que dar el pecho es cómodo, que la leche siempre está lista, que te la llevas puesta, que sale a la temperatura adecuada, que no ensucia la cubertería, que es ecológica y encima es gratis.

También sé que es buena para mí. Que “disminuye” mi riesgo de padecer cáncer de mama y ovarios, osteoporosis, diabetes, que mejora mi autoestima, que me ha convertido en una mujer “súper-asertiva”, que “facilitó” mi recuperación física y emocional en el puerperio, que “mejora” mi vínculo con mis hijas y que me ha puesto más guapa.

Sé que dar el pecho es la leche. Y yo, que además tengo una hija prematura, debería dar teta con más motivo por todas estas razones.

Pero no lo hago sólo por eso. Lo hago porque me gusta.

Doy teta porque me da la gana. O como decía el anuncio “Porque yo lo valgo”.

Dar el pecho es tu derecho.

Foto | benklocek

0
3

3 Comentarios

  1. Anna 14 mayo 2010

    Me ha encantado!
    Hacía tiempo que buscaba una buena frase para decir a los (y las) que siempre me dicen: todavía le das el pecho? Pero si ya es mayor, que tiene más de dos años, que va mamar hasta que tenga novia, que si bla bli, que si bla bla… Y esta frase tuya me ha encantado: Le doy el pecho porque me da la gana. Si señor, con un par!!
    Saludos!

  2. Author
    Irene Garcia 19 mayo 2010

    Jajaja, sí, a veces no queda más remedio que ser un poco borde. En una ocasión que andaba mi suegro refunfuñando porque le daba teta a la grande ya le dije “oye, yo creo que que mi suegro esté opinando sobre lo que hago o dejo de hacer con mis tetas es un poco pasar la línea, ¿eh? que aún dijera algo tu hijo, vaya, pero al fin y al cabo las tetas son mías y hago con ellas lo que me apetece” xDDDD. Leí a una mamá en un foro una frase genial referida a los maridos y las lactancias. Decía “pues las tetas son mías, así que a veces, no se las presto” 😀
    Con la peque ya no me dicen nada, no sé si porque han decidido que soy una causa perdida o porque como tengo la excusa “es que es prematura…” JA.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*