Tips para prevenir la depresión postparto

depresion postparto

La depresión postparto es un tipo específico de depresión. Puede ser de moderada a intensa y se caracteriza por producirse durante los primeros 12 meses tras el parto, aunque en general aparece con mayor frecuencia durante los tres primeros meses e incluso puede manifestarse inmediatamente tras el nacimiento. La depresión postparto no debe confundirse con el llamado “baby blues”, un estado de ánimo melancólico, triste o incluso semejante al estado depresivo, que se produce justo después del alumbramiento debido a los reajustes hormonales y que es transitorio y de corta duración.

La depresión postparto es una enfermedad social y, por tanto, sus causas últimas son desconocidas. Una multitud de factores tanto de predisposición genética como ambientales pueden ser el desencadenante de esta patología. Al ser una enfermedad tan compleja prevenirla es difícil, pero sí hay cosas que todos podemos hacer para reducir el riesgo de padecerla o mitigar sus efectos.

1. Promocionar partos respetuosos con la fisiología en la medida de los posible ayuda a que los neurotransmisores implicados no se desequilibren. La oxitocina que se secreta de forma natural durante el parto puede ser un factor amortiguante en el desarrollo de la enfermedad.

2. Favorecer el contacto piel con piel y la lactancia inmediata tras el parto ayuda a mantener estos niveles de oxitocina altos.

3. Facilitar la lactancia. Durante la lactancia los picos de oxitocina se mantienen altos por largos periodos de tiempo, minimizando el riesgo de depresión.

4. Explicar a las madres las ventajas del colecho, tanto para la lactancia y para el contacto piel con piel como para reducir el agotamiento que produce cuidar a un bebé

5. Cuidar de las madres. La maternidad en la actualidad se vive como un proceso íntimo y en muchas ocasiones solitario. Nunca en la historia de la humanidad las madres habíamos criado a nuestros hijos tan aisladas de otras madres. La maternidad ha de ser sostenida emocionalmente por toda la comunidad, en especial por aquellos más cercanos.

6. Hacerse cargo de la parte logística. Cuidar a un bebé requiere mucho tiempo y esfuerzo. Las madres nuevas descansan poco, se sienten solas y muchas veces emocionalmente sobrepasadas. Encargarse de las labores domésticas, la compra, la lavadora o preparar comidas permite que la madre descanse lo más posible, reduciendo el agotamiento y el estrés.

La depresión postparto, sobre todo si el parto fue traumático puede manifestarse con niveles altos de ansiedad. Consultar a un profesional es imprescindible si la situación se prolonga durante varias semanas o es muy angustiante. La homeopatía puede ayudar a las madres a manejar algunos síntomas de esta enfermedad, principalmente la ansiedad. El apoyo emocional y práctico son imprescindibles. La maternidad puede ser maravillosa, pero para eso, todos tenemos que contribuir.

 

Foto | Chris R MacFarlan

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*