Sanidad monitorizará los resultados de la Vía Clínica de Atención al Parto Normal

atención al parto

Hace ya siete años que el Ministerio de Sanidad redactó en colaboración con el Observatorio de la Mujer y la Asociación El Parto es Nuestro la Estrategia Nacional de Atención al Parto que recogía la aplicación de las recomendaciones que la Organización Mundial de la Salud hacía para mejorar la atención de los partos en todo el mundo en su Declaración de Fortaleza (*), allá por el año 1985 y que revisa periódicamente (sin añadir nada especialmente novedoso).

Siete años en los que la cosa ha ido cambiando a mejor, aunque muy, muy despacito. Desde aquel hito – para muchas de nosotras, que estuvimos en la brecha antes de su redacción lo fue – y una vez que tenemos las cosas claras, la defensa de los partos resptetados ha pasado de ser una reclamación marginal de cuatro gatos internautas a aparecer habitualmente en los medios de comunicación generalistas. Es todo un logro, pero aún queda mucho por conseguir.

Campañas como Que no os separen o el trabajo de El Parto es Nuestro para conseguir una ley de transparencia obstétrica – que permita a las mujeres acceder a la información de los protocolos de obstetricia que se aplican en su hospital de referencia – siguen siendo necesarias. Y sí, de vez en cuando se ven brotes verdes.

Una buena noticia: El director general de Planificación, Ordenación Sanitaria, Farmacéutica e Investigación, José Antonio García, anunció el pasado jueves seis de marzo en Cartagena, durante la inauguración del VIII Fórum Mujer y Sociedad del Siglo XXI, que los profesionales de la Cons+ejería de Sanidad y Política Social están trabajando para proceder a la monitorización de los resultados del Programa Integral de Atención a la Mujer (PIAM) y de la Vía Clínica de Atención al Parto Normal. Se pretende así homogeneizar resultados en la atención al parto, siguiendo los criterios del Ministerio. Aunque de momento sólo es en Murcia.

Esperamos que pronto se extienda al resto de Comunidades Autónomas.

* Publicada en Lancet 1985;2:436-437. Traducción ACPAM

Fuente | Europapress

Foto | Inspired Photography CT

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*