Sal de mátrix

matrix

Allá por el año 2005 la expresión “sal de mátrix” se usaba todos los días a modo de chanza en aquellos primeros foros de crianza natural, lactancia y parto respetado que empezaban a cobrar importancia en la red. Al principio éramos cuatro gatos, sí, y nos llamaban de todo. En algunos sitios aún nos los siguen llamando; locas, sectarias, talibanas, hippes, opusinas, carcas, flowerpowers, feminazis, neomachistas, histéricas, uteristas, frikis, fanáticas…La cantidad de insultos incluso contradictorios que he recibido a lo largo de estos siete años y pico, desde que el 22 de noviembre de 2004 me caí del guindo y descubrí en carne propia lo que pasa en los paritorios españoles, es interminable. Y a ratos ha sido agotador. La contradicción aturde.

Que el parto natural no sea excepción. Así titula hoy el diario El País un articulo que me ha hecho tan feliz que estoy casi por pasar por alto el par de imprecisiones que tiene, como el cálculo del porcentaje de innecesareas que se realizan en nuestro país – los periodistas y las matemáticas siguen sin llevarse bien – atribuir a la medicina en exclusiva el descenso de la mortalidad materno-infantil – cuando todo el mundo sabe ya que la mejora en las condiciones de vida es parte fundamental de este descenso – o asegurar que en Holanda se ha vuelto a parir en casa tan ricamente – cuando la realidad es que en este país el parto hospitalario jamás se naturalizó y sólo se usa y se usaba cuando las condiciones de embarazo así lo indican, tan ricamente.

Imprecisiones aparte, estoy contenta. Porque un artículo así era impensable hace siete años. Porque tal vez algo de mi trabajo voluntario, aunque sólo haya consistido en hacer ruido, ha servido para que un medio como El País incida en un asunto importante: el parto es un proceso fisiológico y lo normal es parir sin intervenciones médicas. La normalización del parto intervenido es antinatural, cara y contraproducente, además de contribuir al machismo imperante. Y exigir partos respetados no es cosa de cuatro locas que quieren parir debajo de un árbol, como aseguran aún hoy en día sesudos ginesaurios, sino una reivindicación de mujeres conscientes, informadas y libres, avaladas además de por millones de años de evolución mamífera, por la más puntera y tecnológica ciencia.

Éramos cuatro gatos y ya no lo somos. El perfil de El Parto es Nuestro en twitter acaba de superar los 2000 seguidores y vamos a seguir creciendo, porque no somos cuatro locas, es que teníamos razón. Parir bien es subversivo, pero sobre todo es sano.

A todos los que con su esfuerzo contribuyen día a día a mejorar las condiciones de salud de madres y niños en los paritorios de España, gracias.

¿Y al resto? Pues es lo que hay. Salgan de mátrix.

Foto | Patrick Hoesly

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>