Partos espontáneos

partoUNED

Hace unos días las chicas de el blog de El Parto es Nuestro nos contaban su opinión sobre el tratamiento en los medios de los partos que se producen en la calle. Es hasta chistoso descubrir que los partos por sorpresa salen todos bien, y en las peores condiciones, oigan. Que parir en un taxi en medio de un atasco en la M-30 no debe ser muy “saludable” (al menos desde el punto de vista de lo que ahora mismo consideramos saludable).

Los Monty Python nos lo contaban ya hace casi 30 años, en aquella gran película titulada El sentido de la vida y que empezaba con lo que ya es un clásico – que ya hemos compartido aquí pero que volvemos a poner, para regocijo de las antiguas y en honor de las nuevas. El Milagro del Nacimiento.

Hoy os traigo un par de esos partos, que han sucedido estos días. Una empleada de la UNED parió en el cuarto baño de la Facultad de Derecho a una niña de unos dos kilos. Chiquitita, dirán algunos. Y lo mejor es que la madre, de 43 años y que aparentemente padecía desarreglos hormonales, ni siquiera sabía que estaba embarazada. “Nació casi sola” dicen las noticias, como si los administrativos de la UNED y los consejos vía telefónica del 112 hubieran sido la clave fundamental para que se produjera el nacimiento. Pues hombre, de casi, nada. Nació sola, como suelen nacer los niños.

Como sola nació otra niña en una patera en medio del Mediterráneo. “El insólito nacimiento ocurrió el domingo por la noche”. Y una se pregunta ¿por qué insólito? Los bebés deciden cuando nacen y los factores que desencadenan el parto aún son desconocidos. Es muy probable que no haya nada que la ciencia pueda hacer para provocar que un bebé nazca cuando no quiere nacer y es muy probable que este sea el motivo por el que gran parte de las inducciones, sobre todo en primíparas, acaben en fracaso. Los bebés nacen solos y esto siempre ha sido así. Al menos hasta los años 70.

Leía ayer también en el blog de El Parto es Nuestro que las historias de partos de nuestras abuelas o bisabuelas son tan diferentes a las nuestras que da hasta un poco de repelús. Recordé entonces como mi abuelo, que era un avanzado para su época, decía ya que mi madre había nacido en casa, a diferencia de su hermano mayor que nació en una maternidad, porque cuando nació mi madre mis abuelos ya tenían dinero suficiente para pagarse una matrona. Y es que lo que ahora normalizamos como “lo bueno” hace 70 años era lo que se destinaba a las clases más bajas, a los pobres.

Si bien los partos sin asistencia no son en absoluto recomendables, sobre todo porque en la actualidad existen métodos para resolver las posibles complicaciones y a nadie le gusta dejar las cosas al arbitrio de la selección natural, la realidad es que si los partos hospitalarios fueran similares a los partos que se producen en la calle, probablemente las complicaciones también serían menores. Intervenir a saco no es una buena práctica. Y asistir a una parturienta no tiene nada que ver con conducir el parto por medios artificiales. Y no lo digo yo, lo dice la OMS.

Foto | ABC

0
3

3 Comentarios

  1. Caro 14 diciembre 2010

    Y muy bien dicho que lo dices…

    Mi abuela paterna parió dos ternericos de casi 5 kilos en casa, con ayuda de las vecinas, no sé si alguna sería matrona. Sin desgarros, sin puntos, sin historias. Amamantó sin problemas.

    Mi abuela materna tuvo a mi madre sola, en el campo. Mi abuelo fue a por ayuda, pero se debio entretener a tomar un chato, y cuando volvió, ya tenía mi abuela a la niña en brazos con el cordón listo y todo (era su cuarto parto, tuvo dos mas).

    No creo que ninguna de ellas tuviera peor parto que yo, la verdad.

  2. Celita 14 diciembre 2010

    Pero qué bueno el skecth de los Monty Python. Os prometo que no lo había visto. No sé si cargarlo en el móvil y pasárselo al personal del hospital cuando me toque volver a parir, a ver si se dan por aludid@s…

  3. Author
    Irene Garcia 15 diciembre 2010

    Jejeje, lo peor es que es del 84 :S

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>