Nacer en casa

home birth

A veces la ciencia nos hace estas cosas.

Según la Organización Mundial de la Salud los partos domiciliarios atendidos por personal especializado (matronas) son igual de seguros para una primípara con riesgo obstétrico bajo que los partos hospitalarios. La mortalidad materna en los partos en casa es similar a la mortalidad acaecida en los hospitales pero además, la morbilidad, o sea, el riesgo de complicaciones, en casa es menor. Para una multípara la OMS asegura que el parto domiciliario es aún más seguro que el parto hospitalario. En casa, atendida por una matrona preparada y con recursos las intervenciones obstétricas son mínimas y por tanto las complicaciones también.

El Ministerio de Sanidad español reconoce la opción del parto domiciliario como una opción segura a tener en cuenta si así es la preferencia de la mujer. Sin embargo los ginecólogos del mundo no suelen estar de acuerdo con estas afirmaciones y así, la polémica está servida, principalmente en relación a la mortalidad infantil. Es decir, la ciencia reconoce que para la madre es mejor mantenerse alejada del hospital. En casa se producen menos infecciones, menos episiotomías y los traslados al hospital por necesidad de cesárea son mínimos (sobre un 3% de los partos domiciliarios acaban en traslado al hospital por necesidad de cesárea – lo que dicho sea de paso, dista mucho del 30% de partos hospitalarios que acaban en cesárea en nuestro país). Sin embargo aún nos queda la carta del bebé.

Hace un año aproximadamente el asunto parecía zanjado. Un estudio realizado en Holanda, país en el que el parto domiciliario jamás dejó de practicarse, y que contemplaba medio millón de partos sucedidos durante los años 2000-2006 concluía que la mortalidad infantil en el parto en casa es equiparable a la mortalidad infantil en un hospital. La morbilidad también era menor. Otros estudios, realizados en Canadá habían aportado los mismos resultados, destacando incluso que la mayor mortalidad infantil se producía en partos hospitalarios atendidos por ginecólogos.

Sin embargo como digo, la ciencia a veces hace estas cosas. Un nuevo estudio publicado en la edición digital de la American Journal of Obstetrics and Gynecology asegura todo lo contrario: que en los partos en casa la mortalidad infantil neonatal se duplica, debido precisamente a la falta de intervenciones, no así la perinatal, que es similar en ambos casos. El estudio es un metaanálisis (se han tomado muchos estudios y se ha hecho una revisión conjunta de todos) que incluye también alrededor de medio millón de nacimientos producidos en norteamérica y Europa.

¿Cómo puede ser esto? Pues porque la estadística, estadística es. A falta de ver el estudio del que sólo tengo el abstract probablemente los problemas de este metaanálisis son un par: no incluyó el estudio realizado en Holanda (de otro modo el número de partos analizados sería mucho mayor), incluyó partos domiciliarios de todos los países occidentales. La cuestión es la siguiente ¿creéis que los partos domiciliarios tienen el mismo resultado en Holanda, un país con enorme experiencia en este asunto, que en un pueblo perdido de Italia? O vete tú a saber. Yo, como todo el mundo, incluyendo aquellos que hacen estudios, tengo mis propios prejuicios.

Nos quedamos a la espera de recibir nuevas noticias. El parto en casa es una opción muy personal y no todas las mujeres estamos ahora mismo preparadas para afrontarlo. Mientras se resuelve el asunto, la decisión es tuya, como siempre. Particularmente a mí lo que me gustaría es que en los hospitales se pudiera parir como en casa, lo que, de momento dista mucho de ser realizable.

Mientras tanto os dejamos aquel precioso reportaje del nacimiento en casa de Amerlyn.

Foto | eyeliam

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*