Aprender a controlar el miedo al parto

 

miedo al parto

Tener miedo al parto es una de las cosas más comunes entre las embarazadas. Una de las cosas más curiosas de la sociedad en que vivimos es que en la mayoría de las ocasiones cuando nos toca parir llegamos al momento del parto sin haber visto un parto real en nuestra vida. Las historias de nuestras madres, las vecinas, los partos en la tele…, llegar al parto sin saber lo que es un parto o con una visión distorsionada del mismo es la primera causa del miedo al parto en primerizas.

El miedo a lo desconocido es natural en los seres humanos pero por desgracia el miedo al parto es uno de los factores que hacen que un parto se complique. Miedo al dolor, miedo a que algo salga mal, miedo a la muerte…, el miedo a que le pase algo a nuestro bebé además está relacionado con la responsabilidad que asumimos las madres cuando nos quedamos embarazadas. Y para colmo el ser humano se muere de miedo cuando pierde el control de la situación, algo que es fundamental para que un parto vaya bien, ya que hay que dejar que nuestro cerebro pensante se “apague” y el cerebro mamífero tome el control. El parto es un proceso involuntario y por tanto está muy condicionado por las emociones. Durante el parto todo sale mejor si estás tranquila y confiada y para eso no es muy bueno tener miedo.

Si tienes miedo al parto lo mejor sería que pudieras ver alguno. En la era de las comunicaciones ver buenos partos es sencillo. Para eso está internet. Los partos en hospitales que pueden verse en la red suelen ser fríos y a veces bastante desagradables, con tanta tijera y cacharro raro por ahí. Pero los vídeos de partos en casa generalmente son muy bonitos. Y no necesitas parir en casa después. Los vídeos sobre partos domiciliarios suelen tener velas, música y personas bailando abrazadas, hombres que sostienen a sus mujeres durante las contracciones, doulas que cogen la mano de la parturienta y bebés que nacen con los ojos muy abiertos y dispuestos a engancharse al pecho de su madre. En algunos incluso puede haber hasta niños.

Mirar vídeos de partos en casa – o en su defecto leer historias de partos en casa -, es un ejercicio buenísimo para empezar a comprobar que el parto es un proceso natural, que es precioso cuando sucede de forma cuidada e íntima y que no es nada escatológico. A veces ni siquiera duele. Y algunas mujeres aseguran que incluso lo disfrutaron y que, tal vez, esa sea la forma real prevista por la naturaleza.

Meditar, hacer yoga, aprender a relajarte…, cualquier método que te permita estar tranquila durante ese momento ayudará a que todo sea más sencillo.

Además, la homeopatía puede ayudarte a manejar la ansiedad o el estrés que te produce este acontecimiento tan importante en nuestras vidas. Consulta con un profesional si tienes dudas.

Foto | Jason Lander

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*