La Academia Americana de Pediatría estrena su guía para el parto en casa

partoencasa

A pesar de que la Organización Mundial de la Salud reconoce en sus guías para la atención al parto que el nacimiento domiciliario, asistido por personal competente, es una opción segura – en caso de multíparas incluso más segura que la opción de trasladarse a un hospital con el niño casi fuera como les pasa a la mayoría – hasta ahora los pediatras hacían oídos sordos y no existía ninguna guía para regular la atención necesaria del recién nacido en casa. Así en nuestro país si te pones de parto por sorpresa y llamas al 112 en la gran mayoría de los casos el que te atiende no sabe ni qué hacer y lo único que se le ocurre es que te tumbes o que pinces el cordón umbilical – cosas que por otra parte no sólo son innecesarias, sino que son contraproducentes.

Así pues que la AAP haya sacado una guía que regula los nacimientos no hospitalarios es una buena noticia, máxime cuando en EEUU este tipo de nacimientos está experimentando un aumento, a medida que la información de la que disponemos las mujeres aumenta también, que es que cada día nos creemos más listas con esto de internet.

Este tipo de guías servirá entre otras cosas para que los estudios posteriores sobre nacimientos en casa no cometan «errores» (por supuesto nada intencionados) del tipo mezclar un nacimiento atendido por tres matronas, un ginecólogo y dos doulas y planificado durante años con el nacimiento aquel que se produjo aquel día en el ascensor de casa cuando la parturienta corría, despavorida y con el niño casi fuera, al hospital. De este modo nos evitaremos sustos y podremos seguir siendo rigurosos cuando hacemos caso de las recomendaciones de la OMS.

Ahora sólo falta que los pediatras españoles hagan lo mismo y en vista de que el Ministerio de Sanidad reconoce que la OMS es un buen referente y que el parto en casa es seguro, se pongan las pilas. Siendo los pediatras me queda esperanza, si tuvieran que ser lo ginecólogos ya sé que dentro de cuarenta años seguiríamos esperando. Y de paso que se empiece a considerar que la seguridad social cubra este tipo de partos, que además son más baratos.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*