El parto por cesárea puede aumentar el riesgo de obesidad infantil

cesarea obesidad

Las mujeres con sobrepeso tienen más riesgo de verse sometidas a una cesárea. Además los bebés de las madres con sobrepeso tienen a su vez más riesgo de desarrollar sobrepeso durante la infancia. Es por este motivo que la correlación entre el parto por cesárea y el sobrepeso infantil era difícil de verificar. Hasta ahora.

El reciente estudio “Association Between Cesarean Birth and Risk of Obesity in Offspring in Childhood, Adolescence, and Early Adulthood” publicado en Jama Pediatrics en septiembre de 2016 confirma lo que los expertos intuían: los nacimientos por cesárea tienen influencia en factores como la obesidad infantil. El estudio analizó datos de 22.068 niños nacidos de 15.271 mujeres, incluyendo 4.921 partos por cesárea, confirmando la hipótesis de que las mujeres con sobrepeso son sometidas a cesáreas en porcentajes más altos. Pero además encontró una correlación entre el tipo de parto y el peso de los niños que se prolongaba hasta la adolescencia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el índice de cesáreas para cualquier región del mundo no supere una tasa de entre el 10 y el 15% – si el hospital recoge muchos embarazos de riesgo -, por las complicaciones que puede conllevar. Por ejemplo, los expertos presumen que la colonización por bacterias distintas a las que se encuentran en el canal vaginal que se produce en niños que nacen por cesárea puede afectar a asuntos tan dispares como la celiaquía o, en este caso, la obesidad infantil.

Además, otros mecanismos, como las modificaciones epigenéticas – que perturban la regulación fisiológica de los genes, incrementando o disminuyendo su expresión en forma de proteínas -, también podrían estar implicados en estas cuestiones, afectando al metabolismo.

Reducir el número de cesáreas hasta los índices recomendados por la OMS no sólo mejora la calidad de la asistencia sanitaria durante los partos, la satisfacción de la mujer y disminuye la morbi-mortalidad materno infantil, sino que puede tener efectos tan duraderos como éste. Los expertos recomiendan seguir trabajando en la desmedicalización de los partos, ya que una excesiva intervención puede conducir a tasas de cesáreas mucho más altas que las recomendadas por este organismo.

La forma en la que nacemos puede tener consecuencias a lo largo de toda nuestra vida. Para nosotras, las madres que hemos tenido hijos nacidos por cesárea, esta información es útil no para que nos sintamos mal, sino para prevenir y compensar las consecuencias de este tipo de nacimientos que a veces son imprescindibles, por ejemplo, alargando todo lo que se pueda la lactancia materna, factor de prevención de obesidad infantil. Los niños crecen y con la información adecuada, todo se olvida.

Foto | Lírica Aragao

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*