Ecomadres

Ecomadres

La nueva moda. Carmen Machado – la misma que nos deleitó hace unos meses con aquel famoso Madre o Vaca – se descuelga ahora con otra etiqueta que pretende englobar a un montón de mujeres que cada día trabajan para conseguir que las madres (todas) disfruten de un parto y una crianza en los que se respeten sus necesidades y las de sus hijos.

Mezclando churras con merinas, como casi todo el que pontifica sobre este tema sin haberse informado demasiado, resulta que yo, que soy partidaria de la lactancia materna, del colecho y por supuesto de los partos respetados, además tengo que comer productos ecológicos, usar pañales de tela, ser vegetariana y no sé si practicar la placentofagia, tal vez una vez al mes – no me ha quedado muy claro. Ah y contratar a una «madre de día» que es una cosa muy de ahora, porque nunca, jamás, ha existido la figura de la niñera. O de la abuela.

Y parir en casa. Claro.

En un artículo que vuelve a ser tendencioso, Carmen Machado nos deja claro que el parto en casa no es seguro – pese a que dos expertos aseguran que sí, hay que tener muy claro que el experto que asegura que no tiene mucha más autoridad en la materia porque es jefe y no un simple partero – y que esta cosa de las ecomadres es algo de hippies con mucho dinero. Y por supuesto lo relaciona con el movimiento New Age, o sea, que las ecomadres también creen en cosas como los niños índigo. Y son feministas. Pero no mucho. El pack completo, como solemos decir.

Se olvida Carmen Machado, que estas «ecomadres» que, según ella se centran en sus vidas respectivas sin asociarse a nada y confiando con fe ciega en que para cambiar el mundo sólo se necesita cambiar individualmente – si puedes, claro- llevan años trabajando para que el parto en casa esté cubierto por la Seguridad Social, la lactancia materna se fomente de verdad y las bajas maternales sean mayores.

Un nuevo batiburrillo en el que se olvida de unas cuantas cosas:

– los mayores estudios sobre parto en casa siguen concluyendo a pesar de todo que el parto en casa es seguro y así lo reconoce la OMS en sus recomendaciones

– la ciencia, nada que ver con la mística, sigue asegurando que la lactancia materna es lo normal y que la lactancia artificial puede ser perjudicial tanto para la madre como para el bebé. Y es gratis, nada de para bolsillos pudientes.

– la Estrategia Nacional de Atención al Parto en España, aprobada en 2007 por el Ministerio de Sanidad encabezado en aquella época por un científico, reconoce el derecho de las mujeres de parir de una forma respetuosa, que se adapte a las necesidades y los tiempos de madre e hijo, respetando la fisiología del proceso y dando unas pautas para que los protocolos hospitalarios no se basen en criterios en este caso totalmente místicos por estar fuera de la evidencia científica, le da la razón a todas estas ecomadres. Desde la ciencia y desde la política. Y fue un logro de asociaciones de «ecomadres» como el Parto es Nuestro.

– el modelo de maternidad que proponen las «ecomadres» funciona perfectamente y desde hace muchos años en países mucho más desarrollados que el nuestro. Noruega, Finlandia, Islandia, Holanda o Suecia tienen mejores tasas de mortalidad materno-infantil relacionada con el parto, partos respetados y partos en casa, mejores tasas de lactancia materna, bajas maternales largas y conciliación real que permite compatibilizar la vida laboral con la m(p)aternidad sin perderte demasiado ni tener que contratar a «madres de día» y como ya he dicho muchas veces, sus mujeres ocupan altos cargos con mucha mayor facilidad que el resto de mujeres del planeta, por lo que se puede concluir que sí, que son más feministas. También los padres. Y por supuesto los políticos.

Pedir respeto, querer parir sin necesidad de utilizar analgesias complicadas como la epidural, o querer compartir más tiempo con los hijos no es una cosa de hippies trasnochadas, mucho menos el hecho de tratar de alimentarlos de la mejor forma posible. Tampoco es una cuestión de progres con mucho dinero. Es una lucha de todas, sean como sean y coman o no coman carne.

Como último apunte señalar que en El Hospital Clínico San Carlos del Madrid, del que tan orgulloso está su jefe de Obstetricia y Ginecología, en el año 2004 el 46% de las mujeres que tuvieron que parir allí no pudo hacerlo sin necesitar cesárea o fórceps. Es decir, casi la mitad de los partos del Clínico fueron distócicos. Y seguramente no sea cosa de las mujeres, raras incapaces de parir. Es muy probable que en su servicio se mueran muy pocas, o incluso que haga años que no se muere ninguna, pero es que en Suecia se mueren menos, y no salen con puntos. Que la morbilidad es otro de los datos a tener en cuenta cuando se evalúa la calidad de un servicio.

El parto es nuestro y la crianza también, porque nuestra es la responsabilidad sobre nuestros hijos. Sin etiquetas. Que ya está bien.

Vía | Una Maternidad Diferente

0
8

8 Comentarios

  1. maría berrozpe 16 enero 2012

    Y Ole!!!! Irene. Totalmente de acuerdo contigo. Que más puedo decir….

  2. Cristina 16 enero 2012

    Comparto las ideas, debemos elegir siendo conscientes de las opciones y los remedios para que nuestros niños nazcan sanos y fuertes. Tengo tres hijos, en la segunda epidural me ‘tocaron’ una hernia que me dejo tirada con un recién nacido mas de un mes… Gracias por el articulo.

  3. Silvia 16 enero 2012

    Gracias!! por poner letras y palabras a lo que muchas pensamos y gritamos!!

  4. Esthercita Martinín 17 enero 2012

    Hay que joderse, ahora mismo llamo a mis abuelas y les digo que lo crean o no, han sido unas «ecomadres» y que como sigan llenándome el maletero del coche, cada vez que voy a verlas, de verduras de su huerta, aceite de sus olivos, bollos de su horno, embutidos de su matanza, jabones que hacen ellas y de ropas que tejen ellas, se van a convertir también en «ecobisaabuelas»…pero no, espera, que como mis abuelas viven de su pensión de viudedad o no contributiva, no tienen derecho a llevar el prefijo «eco», se quedan en las abuelas del pueblo y punto pelota…lo dicho, mezclar el culo con las témporas se le da de miedo a Carmen Machado.

  5. Red Mamis 18 enero 2012

    Tendencioso es poco decir!!! Esta tía se cree que nos olvidamos de ella y de lo que escribió de las «madres vaca»?? Sabemos quien es y lo que quiere. Hacernos quedar como locas y vender lo suyo… Si eso es periodismo… hemos perdido el norte..
    Te he enlazado en una entrada que hice sobre el mismo tema en redmamis.com
    A ver si entre todas hacemos que esto no sea de unas pocas «raras».

  6. Author
    Irene Garcia 18 enero 2012

    El otro día en Twitter la grandísima LadyVaga, que siempre da en el clavo nos etiquetó de e-comadres. Pues me gusta 🙂

    Besos a todas.

  7. Cristina 23 enero 2012

    Por qué confunde la ecología con la crianza con respeto?!
    Esto es como el tocino y la velocidad!!!JAJAJAJAJ

    Sra Carmen Machado, el próximo artículo será la ECOCONCILIACIÓN FAMILIAR????!!
    Qué la conciliación es muy importante también, bonita, maja, preciosa!!!!
    Qué menudo artículo que te has marcao, ehhhh???!!! Me imagino que fué laborioso….en lo que te tomaste un café con un par de galletas!!!

    Le voy a hacer un favor a Carmen, no me gastaré ni un céntimo en comprar nada de este periodico y magazine. Seguro que hay algo que puede hacer mejor, digo yo…

    Sres Directivos del mundo, tengan más respeto por la maternidad, por la mujer, sus madres, sus hijos, por ustedes mismos. Métanse con los banqueros corruptos, pongales en la portada del Magazine con unos buenos cuernos de búfalo. No sean cobardes, no se metan con las madres, nos cuesta mucho darles una crianza respetuosa a nuestros hijos dentro de este mundo lleno de prejuicios sociales e intereses económicos. El dinero es importante, pero no lo es todo, se lo dice una madre.

    Cristina García

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*