Agua en el parto II

El uso del agua en los partos ha sido objeto de un enorme escrutinio por parte de la ciencia durante los últimos años. En el Reino Unido, país que incorporó la hidroterapia en el nacimiento en los años ochenta, más de 150 hospitales contaban en 2001 con piscinas de obra en sus salas de dilatación, más miles de piscinas desmontables o portátiles. El protocolo de utilización del agua durante la fase de dilatación e incluso, si llega el caso, durante el mismo expulsivo, está bien medido y estudiado. Los beneficios del agua durante el parto son muchos aunque en España, y a pesar de que la Estrategia Nacional para la Atención del Parto Normal, del Ministerio de Sanidad contempla la posibilidad de usar bañeras en los partos, su uso está muy poco difundido. Aquí, aún seguimos pensando que bañarse durante el parto es una cosa rara y marginal, pero a pesar de eso, y a parte de clínicas como Acuario se hacen tímidos progresos en este sentido, como la incorporación de bañeras para partos en algunos hospitales públicos gallegos.

La ciencia admite que parir en el agua no sólo es seguro, sino que es beneficioso. El último estudio científico sobre hidroterapia en el parto se ha publicado durante este mes de mayo en la revista Biological Research for Nursing. El estudio concluye que la hidroterapia durante el trabajo de parto reduce la ansiedad, disminuye el estrés, mitiga la sensación de dolor y favorece las contracciones uterinas, facilitando la labor de parir. Y no sólo eso, el 90% de las mujeres que usaron agua en sus partos reconocen que la experiencia fue buenísima. No sé si existe una estadística pero casi me atrevo a decir que el 100% de los partos domiciliarios utilizan la hidroterapia como método alternativo de control del dolor.

Y si ya quieres rizar el rizo, puedes parir rodeada de delfines, donde contarás con una matrona «excepcional».

Si irse tan lejos, ¿qué crees que al Sistema Nacional de Salud le cuesta más? ¿Comprar unas cuantas piscinas Toy o mantener anestesistas en turnos de 24 horas especializados en epidurales? El agua en el parto, entre otras acciones como permitir movilidad a la mujer en trabajo de parto, reduce drásticamente la necesidad de usar alternativas farmacológicas para el dolor y, a diferencia de éstas, no tiene ninguna, ninguna contraindicación. Es agua, nada más.

Más información | El Blog Alternativo

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*