Adiós Kristeller, adiós.

kristeller_1

Con la manía que tienen los médicos de ponerle nombres raros a las cosas, muchas veces referidos al iluminado que las inventó, la mayor parte de las mujeres no saben muy bien que casi todo lo que les hicieron en sus partos va incluso con apellidos.

Este es el caso de la maniobra de Kristeller. ¿Sabes lo que es? Estoy por apostar que casi seguro que sí.

Pongámonos en situación. Una mamá con un barrigón de nueve meses, acostada o semiacostada en un potro de partos, sobre la espalda, los pies en unos estribos, a veces incluso por encima de la posición de la cabeza y con casi total seguridad enchufada a un gotero de oxitocina que ha hecho imprescindible que la epiduralicen (por favor). El reflejo de pujo no existe y con un poco de suerte la madre siente ligeramente las contracciones, pero no sabe cómo ni muchas veces cuándo empujar. ¡Ay! ¡Que el bebé no baja! dicen. Y ¿cómo va a bajar si está en horizontal?

Menos mal que tenemos médicos y científicos que le ponen nombres raros a las cosas para salvarnos la vida, o por lo menos para salvarnos de unos fórceps, a nosotras y a nuestros hijos.

¿Un/a enfermero/matrón/celador/alguien que pasaba por allí y que jamás se identificó se te subió en la tripa y empujó hacia abajo para “ayudar” a sacar al bebé? Si es que somos muy imperfectas, menos mal que existe la ley de la gravedad, digo… gente con buenos bíceps. Bien, eso es una maniobra de Kristeller y ¡oh! ¡sorpresa! es peligrosa. Tan peligrosa como para que la OMS la desapruebe en todas sus revisiones e incluso como para que la SEGOSociedad Española de Ginecología y Obstetricia – la desaconsejara ya en 2007 (sí, hace cinco años).

La maniobra de Kristeller o presión en el fondo del útero produce numerosas problemas que no voy a relatar, podéis encontrarlos aquí, y de los que el menos grave debe ser la rotura de costillas que sufrió una amiga mía – por poner un ejemplo.

La Asociación El Parto es Nuestro emprende ahora una campaña para eliminar definitivamente esta práctica, cuya única razón de ser es acabar cuanto antes con el parto, de los paritorios españoles. Para ello está realizando una encuesta que pretende recoger testimonios anónimos de mujeres a las que se les ha practicado, la mayor parte de las veces sin siquiera solicitar su consentimiento.

Para más información podéis acceder a la
fanpage de El Parto Es Nuestro en Facebook o enviar un email a la dirección kristeller@elpartoesnuestro.es

Y que la próxima vez no te pillen desprevenida. El parto es tuyo, tu tripa es tuya.

Foto | El Parto es Nuestro Blog

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*