Una proteína de la leche materna eficaz contra las bacterias resistentes

lactoferrina

 

El estudio de la leche materna cada día nos sorprende con nuevas noticias que, no sólo nos indican el alto valor y la importancia de este líquido maravilloso para los bebés humanos, sino que abren un mundo nuevo de posibilidades de uso médico incluso en adultos enfermos, en afecciones tan variadas como el cáncer o las infecciones.

El último estudio marca una esperanza para uno de los peores problemas médicos del último siglo.

Con la llegada de los antibióticos muchas enfermedades bacterianas que hasta la fecha eran potencialmente mortales pasaron a ser patologías leves que se curaban en casa. Sí, antes podías morirte de una infección de muelas y ahora, con los antibióticos, ni las madres se asustan ante una bacteria. Sin embargo en los últimos tiempos el uso excesivo de estos compuestos han provocado un terrible problema: las bacterias se vuelven resistentes y cuando son resistentes no podemos matarlas. Vuelta a la casilla de salida. Hasta que nos ponemos a estudiar la leche de la madre.

Y es que la leche materna humana contiene una proteína, la lactoferrina, que es capaz de matar rápidamente a las bacterias más resistentes a los antibióticos. Así, sin esfuerzo. Según un equipo de científicos del Laboratorio Nacional de Física del Reino Unido y la Universidad College de Londres la proteína puede generar agujeros en las membranas bacterianas a una velocidad tan rápida que las bacterias no pueden reaccionar y defenderse y además lo hace de forma selectiva, sin atacar a las células humanas.

El descubrimiento es para los científicos una gran noticia, que podría ayudar a resolver el problema de las súperbacterias que cada año matan a mucha gente en los hospitales. Según los investigadores defendernos de estas bacterias super-resistentes sólo podría ser viable si inventásemos 10 nuevos antibióticos cada año. Con esta nueva solución – ahora habría que diseñar la forma en que la proteína puede ser administrada de forma eficaz – es probable que no hiciera falta. La leche materna cada día que pasa parece más un líquido casi milagroso. ¿Verdad?

Foto | malmesjo

Vía | IFLScience

 

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*