¿Qué papel puede aportar el padre en la lactancia materna?

Papel del padre en el periodo de lactancia.

 

El papel de la madre es indiscutible en la lactancia materna pero el padre, en contra de lo que muchas personas piensan, tiene un papel muy importante en este período. El padre es el mejor apoyo para la madre, su soporte y su confidente. Durante las primeras semanas es fundamental, sobre todo cuando es el primer bebé que el padre refuerce todos los conocimientos que han adquirido a lo largo del embarazo y el parto sobre la lactancia y que ofrezca refuerzo positivo a la madre. Un padre informado podrá ayudar mejor a su pareja.

Es importante que la decisión de cómo van a alimentar a su bebé la tomen en conjunto la pareja, de esta forma el padre se sentirá comprometido con la causa y motivado. Algunos estudios demuestran  que la actitud de la pareja ante la lactancia materna condiciona en el inicio y la duración de la misma. Por tanto, es función de los profesionales sanitarios dar educación sobre lactancia materna no sólo a las madres que van a amamantar sino también a sus parejas para que ellos se sientan más satisfechos y seguros durante la crianza de sus hijos.

Los primeros días muchas mujeres tienen dudas sobre su capacidad de lactar, el apoyo incondicional de su pareja es fundamental para conseguir una lactancia materna exitosa. Ellos deben recordar a sus parejas que están perfectamente capacitadas para alimentar a sus hijos y apoyarles en todo lo que necesiten. Debe tranquilizarla antes de que empiece a dar el pecho a su bebé.

También son los encargados de responder a ciertos comentarios que pueden llegar a hacer familiares y/o amigos que pueden no ayudar mucho y producir inseguridad y dudas a la madre. Es importante que mantenga la intimidad de su hijo y su mujer y, si cree necesario invitar a las visitas que salgan de la habitación para que su familia pueda lactar sin prisa y con tranquilidad, que lo haga.

Una vez en casa, o cuando esté en la calle se puede encargar de buscar sitios cómodos y adecuados en los que la madre se sienta a gusto para amamantar a su bebé. Además, puede ser el encargado de proporcionarle agua y todo lo necesario durante esté amamantando.

Cuando el bebé haya acabado de comer puede ser el padre quien le coja para cambiarle el pañal, hacer piel con piel si le apetece, o simplemente estar con él… de esta forma ellos irán estableciendo el vínculo padre-hijo.

Si en algún momento la madre tiene que extraerse leche, puede ser el padre quien se la dé.

El resto de familiares y amigos deben respetar y apoyar la decisión que haya tomado la pareja con respecto a la forma de criar y alimentar a su hijo.

El rol del padre en la lactancia materna es un derecho. Los padres que han sido parte activa de este proceso lo describen como una experiencia gratificante e inolvidable.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*