Mamá está malita

Una de las creencias más extendidas y más incomprensibles es que cuando la madre está enferma tiene que interrumpir la lactancia temporalmente o incluso destetar al bebé completamente, no sólo es falsa en la mayor parte de los casos, existen muy pocas situaciones en las que la lactancia está desaconsejada, sino que puede ser hasta perjudicial para una madre “pocha” incrementar sus sufrimientos por culpa de una amigdalitis con una mastitis. Lo primero es que todo destete, a menos que sea cuestión de vida o muerte, debe hacerse con calma y tranquilidad y si esto no es posible al menos hay que facilitar a la madre la extracción de leche mientras dure su enfermedad.

Casi ninguna enfermedad infecciosa impide la lactancia, es más, si tienes un catarrazo o la gripe A y estás amamantando a tu bebé lo mejor que puedes hacer por él es seguir amamantándole. La cantidad de anticuerpos IgA específicos del virus de turno que pasan a la leche permitirán que tu nene ni se entere de que estás enferma.

Y no hace falta hacerse la dura, bastante has tenido ya durante los nueve meses de embarazo sin tomarte ni un paracetamol para la muela del juicio, que se te ha quedado como un queso de gruyere. La mayoría de los medicamentos pueden tomarse de forma segura durante la lactancia. Muchos pueden tomarse de forma controlada, y sólo unos pocos están contraindicados.

lactancia_mesoterapia_01

Durante la lactancia puedes hacerte todas las pruebas que sean necesarias. Ni siquiera es necesario destetar al bebé porque te tienen que hacer una radiografía con un contraste yodado o una resonancia magnética. Los contrastes yodados no se secretan prácticamente nada en la leche y además no se absorben por vía oral, por lo que tu bebé no se dará ni cuenta de que estás un poco radiactiva durante unos días. El resto de contrastes aún son más inocuos.

Si estás dando teta puedes estar ingresada. Eso sí, avisa e intenta que faciliten la entrada de tu bebé cuando sea preciso. Lo único que necesitarás es un canguro que esté dispuesto a estar de paseo por los alrededores del hospital. Si las condiciones son buenas, el bebé puede estar incluso hospitalizado contigo. Así, mientras das el pecho pueden incluso operarte, para volver a dar teta sólo tendrás que esperar a que se pase el efecto de la anestesia.

De todas formas si quieres más información, o la necesitas para facilitársela a tu médico o pediatra, el Hospital Marina Alta de Denia dispone de una página web muy completa en la que puedes encontrar cualquier medicamento ya sea por nombre comercial o por nombre del compuesto genérico y comprobar qué efectos tiene sobre la lactancia. Puedes incluso comprobar qué pasa si te decides por un tratamiento de mesoterapia. También puedes obtener más información a través de la Agencia Española del Medicamento.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*