Lactancias especiales

fenilcetonuria

Aunque afortunadamente existen pocas contraindicaciones para dar el pecho, algunas situaciones hacen que la lactancia materna no sea una opción válida o precise de cierto control. Existen ciertas enfermedades, principalmente en el bebé, que imposibilitan o desaconsejan que se alimente con leche materna, casi todas relacionadas con patologías moleculares que intervienen en el metabolismo.

De entre todas las enfermedades metabólicas una de las más frecuentes es la fenilcetonuria y las hiperfenilalaninemias. Estas patologías se caracterizan por deficiencias en los enzimas que participan en el metabolismo de la fenilalanina, un aminoácido esencial. La fenilalanina en concentraciones altas es neurotóxica ya que afecta a la mielinización de los axones neuronales. Los bebés humanos nacen con muy pocas conexiones neuronales y las existentes están “desnudas”. A lo largo de la infancia y hasta los siete años las conexiones neuronales se multiplican y a la vez se van recubriendo de una capa de mielina, que las protege de las agresiones, es por esta razón que el cerebro de los niños es tan plástico. Una alta concentración de fenilalanina impide el proceso de mielinización y produce por tanto retraso mental.

La fenilcetonuria es una de las patologías que se detectan mediante la prueba del talón y sus efectos pueden contrarrestarse con una dieta baja en fenilalanina. Además existen test sencillos para detectar hiperfenilalaninemias en madres. Muchas veces el enzima dañado no afecta demasiado al catabolismo de fenilalanina, o el fallo en el gen está contrarrestado en el gen “hermano”, del otro cromosoma y por tanto no produce síntomas. Sin embargo como todas las enfermedades relacionadas con fallos enzimáticos, es hereditaria. Y por eso los test que detectan este tipo de alteraciones en madres son útiles. Si estás pensando en quedarte embarazada tal vez deberías informarte.

En cuanto a la lactancia de los niños con fenilcetonuria hay una buena noticia. Dado que la fenilalanina es un aminoácido esencial, que no se sintetiza en el organismo y debe ser incorporado en la dieta, la leche materna contiene muy poca cantidad de fenilalanina. Los niños con fenilcetonuria pueden beneficiarse de la lactancia materna siempre que se mantenga un control de sus niveles de éste aminoácido. Porque además la leche de vaca contiene mucha más cantidad de esta sustancia que la leche humana. Si los niveles de fenilalanina suben el bebé debe ser suplementado con una leche especial. Y mientras la mamá puede tratar de controlar su dieta. Algunos productos, como los refrescos de cola light contienen mucha fenilalanina. Lo bueno es que como esta enfermedad es una de las patologías más comunes, los fabricantes están obligados a señalarlo en los envases.

Si es tu caso, mi recomendación es que intentes dar el pecho todo lo posible. Y si necesitas suplementación usa algún sistema que no tenga tetinas – cucharillas, jeringas, vasos de pico, sistemas de nutrición suplementaria,…La lactancia materna tiene muchas ventajas, hay que aprovechar todo lo que se pueda.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*