Lactancia: la otra liberación

Source: karneeva.com via Irene on Pinterest

Una noche de verano. El balcón abierto. Una ligera brisa mueve las cortinas, huele a jazmines y se oyen los grillos, tal vez incluso el mar…

Invierno, cobijada bajo las mantas. De costado tu pareja te abraza desde atrás, tal vez te acaricia el cuello…

Atardecer en la playa. Un vestido blanco largo, el pelo suelto. Y esa calma…

De madrugada, en ese duermevela que precede a la vigilia, con los sueños aún frescos en la memoria…

Una mecedora, un patio, un chal, un otoño. Los árboles se van desnudando para el invierno…

Pertenezco a una generación que creció amparada por la liberación femenina. Atrás quedaron las sufragistas, las hippies que, sujetador en mano clamaban por la revolución sexual y el amor libre. Las mujeres de mi tiempo no nos hemos cuestionado nuestro derecho a trabajar, a abrir cuentas de banco, a divorciarnos, a permanecer solteras, ser lesbianas o ir a la universidad. Tener hijos o no es ahora una opción. En pareja o solas. Ahora o nunca. La información sobre anticonceptivos está a la vuelta de la esquina y nuestra educación afectiva nos permite, en general, elegir con quién pasamos una noche, un mes, nueve semanas y media, la vida…

Y sin embargo aún nos queda camino por recorrer.

La lactancia es sensual. Sólo hay que poner un bebé en las escenas de arriba. Sensual, sexy, placentera…Dar el pecho es parte de la sexualidad femenina, desde la primera toma hasta la última. Oxitocina, endorfinas, prolactina…las mismas hormonas y neurotransmisores que permiten el goce del sexo controlan tu mente y tu cuerpo cuando estás amamantando. Una parte de la sexualidad femenina que puede o no implicar a una pareja. Madre e hijo, alimentándose mutuamente de paz, amor, calma, felicidad. Construyendo un vínculo que no se romperá con nada, eterno, amor verdadero.

La lactancia es sensual si te das permiso para que lo sea. Si olvidas relojes, aumentos de peso, miradas despectivas, comentarios estúpidos, tabúes absurdos.

Y para tu hijo, sea niño o niña, la lactancia es también el cimiento de su sexualidad, lo que marcará su forma de relacionarse con su propio cuerpo, en relación a sí mismo y a otras personas.

Fomentar la lactancia no es sólo un deber basado en sesudos estudios científicos que demuestran cada día las ventajas en todos los aspectos, físicos y psicológicos, para madre y bebé. Fomentar la lactancia es luchar por una nueva liberación, femenina y masculina, la que no reduce el sexo a lo coital, ni siquiera a lo genital, la que reconoce la sexualidad a través de todo el cuerpo, de toda la mente.

Dar la teta nos hace libres. Cierra los ojos. Olvídate de todo. Y disfruta. Se hace corto.

0
11

11 Comentarios

  1. Lady Vaga 1 Agosto 2012

    Ma-ra-vi-llo-so.

    No puedo decir más.

    Besos con el bigotito blanco,
    Lady Vaga.

  2. Mariluz 1 Agosto 2012

    Enhorabuena,a pesar de haber leído sobre lactancia materna muchas cosas interesantes,esta entrada me ha conmovido y da una visión diferente de la teta.
    No podría estar más de acuerdo.Muchas gracias.

  3. Raquel 2 Agosto 2012

    Me gusta mucho este post, sobre todo el tema de que la lactancia ayuda a la presente y futura sexualidad del niño/a, del conocimiento de su cuerpo.
    Me da mucha envidia sana cuando leo estos posts en que las madres disfrutan tanto de la lactancia, en mi caso he tenido muchas dificultades (infecciones, dolor, etc), y todavía a día de hoy, dolor por pezones extra-sensibles, he seguido con la lactancia pero ahora estoy con un destete muy lento porque se me ha hecho cansado.
    Pese a mi caso, creo que amamantar es maravilloso para los bebes y mamas. Un abrazo. Raquel

  4. maría berrozpe 8 Agosto 2012

    Exactamente a lo que me refiero con lo que acabo de escribir. Gracias Irene, te enlazo en mi último post si no te importa

  5. Esther 8 Agosto 2012

    Dar la teta nos hace libres, como bien dices, y es tambien un acto de rebeldía, como he leido en una frase de -lo siento- no recuerdo quien. En esta sociedad tan patriarcal que ni lo notamos, tan opresora que se nos olvida respirar, dar teta es aire puro, la vuelta a la vida de verdad

  6. maya 8 Agosto 2012

    Me ha conmovido hasta las lágrimas! “Alimentandose mutuamente” … Cuanta verdad!!!!

  7. Crissie 8 Agosto 2012

    Precioso, conmovedor, emocionante…gallina en piel que dirían algunos 🙂

  8. Sencillamente M A R A V I L L O S O,

    Gracias por compartirlo, ah! y Magnifica foto.

    Un abrazo

  9. Israel | Hedoné Online 19 Noviembre 2012

    Ahora entiendo por qué mi mujer prefería dar de mamar todo el tiempo..

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*