La teta los hará listos

lactancia

Llega un momento en que incluso se lamenta una de tener que ser tan redundante, pero allá vamos.

Un nuevo estudio publicado en Pediatrics (recordamos que Pediatrics es la revista de la Academia Americana de Pediatría y, aunque no está exenta de todo tipo de defectos humanos, porque está hecha por humanos, es una de las publicaciones de referencia mundial en cuestión de niños, sino la referencia mundial) concluye, otra vez, que la lactancia materna es beneficiosa para el desarrollo cognitivo de los bebés. Y van…

Una nueva perogrullada, que a estas alturas ya está una un poco cansada de repetir. Es de cajón que la leche humana es la mejor para las crías humanas y como las crías humanas tienen la particularidad de ser seres vivos pensantes, es de cajón que la leche de un ser vivo pensante es la mejor para desarrollar las capacidades pensantes de sus descendientes (es que ya no sé ni cómo ponerlo). No hay más y no debería ser necesario hacer estudios. Hay días en los que lloro imaginando lo que se podría hacer con tantísimo dinero – campañas para fomentar la lactancia materna decentes, por ejemplo, en las que la libertad de elección se fundamentara en un conocimiento claro del asunto y existiera apoyo eficiente cuando se presentase una dificultad. Cursos de capacitación para los pediatras, actualizados, bien hechos. Subvenciones para los grupos de apoyo. Es eso y empezar de una vez a poner los titulares como corresponde.

El estudio que se llevó a cabo con cerca de 400 niños concluye que las capacidades cognitivas y por tanto específicamente humanas de los bebés son mejores para los niños de pecho ya desde los tres meses de vida y se han comparado tanto con niños que toman sucedáneos de leche materna derivados de la leche de vaca (la típica leche de bote) como con bebés que tomaban leche de soja.

La novedad de este estudio es que, con respecto a los anteriores, ha eliminado sesgos como el nivel socioeconómico de la familia, el cociente intelectual de la madre o la edad gestacional entre otros y la conclusión sigue siendo clara: la leche humana es mejor. El biberón no “es lo mismo” y no “da igual”, el biberón interfiere con el desarrollo intelectual de los niños. Ya a los tres meses. Y ni siquiera en lactancias mixtas.

Un estudio más que se suma a los “tropecientos” que vienen a reafirmar una única cosa: la naturaleza es sabia, mucho más que lo seres humanos. Millones de años de evolución la avalan, eso es bastante más garantía que todos los estudios de I+D pagados por cualquier empresa de alimentación infantil. Un estudio más. Suma y sigue.

Siempre he pensado que no hay cosa más injusta que el “reparto” de la inteligencia y que todo el mundo tiene derecho a alcanzar su máximo potencial intelectual, independientemente de su procedencia o sus circunstancias. Fomentar la lactancia materna, permitir que todas las madres y todos los hijos tengan acceso a ella es una obligación de la sociedad. Porque la lactancia materna puede marcar la diferencia. Porque algo que es gratis y está en ti no puede convertirse en una nueva forma de discriminar a los seres humanos. Tomar teta es un derecho de nuestros hijos y la sociedad y nosotras debemos exigirlo. Y luego que cada una haga lo que quiera.

Un mundo en el que todas las madres y todos los niños pudieran disfrutar libremente de la lactancia materna se acercaría probablemente más a un mundo ideal, o por lo menos a un mundo saludable, justo.

Vía | El Blog de Sina

Foto | Benclocek

0
1

1 Comentario

  1. Bichilla 24 octubre 2012

    Me encanta cómo lo has expresado.

    Besitos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*