La oxitocina sintética puede afectar a la lactancia

Source: flickr.com via Irene on Pinterest

Leo este post de Ibone Olza y me veo a mí misma allá por el 2005. Discutía (porque aquello era directamente discutir) con un ginecólogo en la lista de Apoyocesáreas sobre el parto de Ana cuando el pobre, en su ingenuidad, se atrevió a afirmar que la oxitocina sintética que venden en las farmacias y se usa para acelerar los partos era exactamente igual a la oxitocina endógena, la que produce tu propio cerebro.

Ah, alivio, años de carrera por fin iban a servirme para algo. Aquella vez fue la primera vez que tecleé oxitocina en google. Y allí estaba. Una sencilla hormona que además funciona como neurotransmisor obviamente podría ser molecularmente idéntica a la sintética – como para no serlo, son sólo nueve aminoácidos – pero era casi seguro que no podía funcionar igual. Y así es. La oxitocina sintética sólo es capaz de funcionar como hormona. El papel de este compuesto como neurotransmisor se pierde y se pierden por tanto los comportamientos que la oxitocina favorece.

Las implicaciones de usar oxitocina sintética en los partos se desconocen. Nunca, jamás se hizo un estudio randomizado a doble ciego y a largo plazo para detectar los posibles efectos de una molécula que al introducirse en los partos afecta su propio mecanismo fisiológico. Por eso ahora cada día aparecen nuevos estudios que intentan determinarlos a posteriori. Pero estos estudios son mucho más complejos y tienen muchos más sesgos.

La oxitocina sintética afecta a la lactancia, según un estudio piloto publicado en Acta Paediatrica. Según este estudio la oxitocina exógena intraparto afecta al instinto de succión y la duración de la lactancia, en este caso en concreto de forma dosis-dependiente. El estudio es muy chiquitito, así que será preciso realizar más estudios para confirmarlo, pero al menos es la primera vez que tratan de estudiarse los efectos sobre el comportamiento de los recién nacidos de una práctica tan extendida como la aceleración de los partos con oxitócicos sintéticos. Hay que agradecérselo a todas esas personas que además, lo han hecho por amor. Al arte. Y a los niños y sus madres.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*