La lactancia materna protege frente a la diabetes tipo 2

lactancia diabetes

A estas alturas debe haber poquísima gente que aún dude de que la lactancia materna es el alimento más beneficioso para todos los bebés, incluso – o sobre todo – aquellos que nacen malitos o prematuros. Existen muy pocos casos en los que la lactancia esté contraindicada por motivos médicos y si bien la mayoría de las mujeres muestran su deseo de amamantar a sus bebés cuando nacen la mayoría de las lactancias no duran el mínimo de seis meses que recomienda la OMS. Los motivos por los que las lactancias se abandonan mucho antes de lo que sería ideal son muchos, pero entre ellos sin duda uno de los más importantes es la falta de apoyo de las madres lactantes.

Pero la lactancia no sólo es buena para el bebé, sino que también aporta numerosas ventajas para la salud de la madre.

Un estudio reciente viene a abundar en la idea de que amamantar es un derecho que las mujeres debemos reclamar. La lactancia materna reduce el riesgo de contraer diabetes tipo 2 en madres lactantes, aunque hayan padecido antes diabetes gestacional (uno de los principales signos de riesgo) y lo hace hasta en un 50% con sólo dos meses de duración. El riesgo de padecer esta enfermedad, una de las enfermedades crónicas más comunes en las sociedades occidentales, disminuye por cada mes que se prolonga la lactancia. Y es que no hay nada mejor para devolver el metabolismo a subaseline que hacer lo que el cuerpo pide hacer cuando tienes un hijo: darle el pecho.

El estudio se ha publicado en Annals of Internal Medicine el pasado mes de noviembre y se realizó haciendo un seguimiento de dos años a 900 mujeres que habían sido diagnosticadas con diabetes gestacional durante sus embarazos. El estudio muestra que el beneficio se consigue (aunque en menor proporción) incluso con lactancias mixtas. Los investigadores piensan que hay varios mecanismos por los que el amamantamiento reduzca el riesgo de padecer diabetes. Uno de ellos, dicen, es que la lactancia da un descanso a las células productoras de insulina del páncreas, ya que el azúcar de la ingesta de alimentos se usa para fabricar la leche y no tiene que ser almacenado para retirarlo de la corriente sanguínea. La lactancia, dicen estos científicos, “resetea” el metabolismo después del embarazo (y probablemente también lo resetea de toda una vida de excesos).

Los investigadores apuntan a la necesidad de fomentar la lactancia materna, que desgraciadamente es además menos frecuente en mujeres que han tenido complicaciones en el embarazo. Por nuestra parte, desde Ser Mamás te recordamos homeopatía puede ayudarte con los problemas típicos de esta etapa: grietas, mastitis, etc. La mayoría de los problemas de la lactancia se solucionan con intervenciones sencillas, consulta con un experto si tienes alguna duda.

Via | Healthday

Foto | Chris Alban Hansen

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*