La lactancia materna ¿hasta cuándo?

lactancia

La verdad es que a las madres casi todo se nos cuestiona. Si no damos el pecho porque no damos el pecho y si lo damos porque lo damos mucho. Los médicos no dudan de que la lactancia materna es la opción “por defecto” para alimentación del bebé. Los estudios científicos demuestran que alimentar al bebé con leche de su propia madre es más saludable y todos los organismos internacionales y nacionales de expertos lo recomiendan. Sin embargo, cuando llega cada caso particular no todos se ponen de acuerdo. Mucho menos si el “experto” es tu vecina.

El tema se da por zanjado muy fácilmente, sólo hay que ir a consultar las recomendaciones de la OMS para la lactancia materna. Según la Organización Mundial de la Salud la lactancia materna es el alimento de elección durante los primeros seis meses. Hasta esa edad el bebé sólo necesita tomar el pecho. Ni frutas, ni cereales, ni agua, ni infusiones…nada. Con el pecho es suficiente. En esto casi todo el mundo coincide. Pero a partir de los seis meses empiezan las discrepancias.

Desde que a partir de esa edad la leche no alimenta, hasta que puedes producirle problemas irreversibles a tu hijo, si eres de las afortunadas que consiguen llegar a los seis meses (lo primero es felicitarte por el esfuerzo, con muy pocas facilidades no es tan sencillo) tienes que saber que los expertos recomiendan dar el pecho como mínimo hasta los dos años. Hay quien cree que esta recomendación sólo es válida para países en vías de desarrollo, en los que no hay potitos, pero no es así. La lactancia materna “normal” según los criterios de la OMS debería durar mínimo hasta los dos años, puesto que el pecho es mejor que cualquier otro alimento que se le pueda ofrecer al niño, en África o en París. A partir de los seis meses la lactancia materna ha de empezar a complementarse con otro tipo de alimentos, siempre teniendo en cuenta que hasta el año como mínimo el bebé es un lactante, es decir, su alimento principal es la leche y todo lo demás es alimentación complementaria. 

¿Y después de los dos años? Pues en esto la OMS también es clara: hasta que la madre y el niño quieran. Tras esta afirmación es importante recordar dos cosas. La primera es que si la madre no quiere eso es un buen motivo para destetar. La lactancia es cosa de dos y los dos han de estar de acuerdo, a veces las circunstancias hacen que la madre tenga que destetar antes de lo que el bebé pretende, pero haciéndolo con amor no hay problema. Y lo segundo que hay que tener presente es que ni tu madre, ni tu suegro, ni la panadera, ni siquiera el pediatra son “la madre o el niño” y por tanto, según la OMS no tienen mucho que opinar en este asunto.

La lactancia materna en humanos puede durar según los estudios antropológicos muchos años. Si después de los dos años quieres seguir dando el pecho, adelante. Es vuestro derecho. Y felicidades, la lactancia materna puede ser una de las experiencias vitales más bonitas.

Foto | Mothering Touch

 

 

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*