Diez pasos para una lactancia feliz

breastfeeding

Para tener éxito en la lactancia no sólo basta con tener buena información a mano. Contar con apoyo es fundamental, pero sobre todo y para evitar dificultades, lo que garantiza una buena lactancia son dos cosas:

– la confianza en una misma
tener un buen principio

La IHAN – Iniciativa para la Humanización de la Atención al Nacimiento y Lactancia – y UNICEF recogen un decálogo de los 10 pasos que todo hospital debería seguir para que su política de apoyo a la lactancia materna no se quedara en puro marketing. Muchas son las mujeres que se quejan de que sufren presiones tras partos espantosos para amamantar a sus hijos, presiones que, cuando no son capaces, consiguen además que se sientan culpables. Si a pesar de la insistencia hasta del celador no conseguiste amamantar a tu niño repasa el protocolo del hospital y probablemente ahí encontrarás la clave.

Insistir en que una madre amamante y a la vez informarla de manera más o menos educada de que la lactancia se da “a demanda, cada tres horas diez minutos en cada pecho” no es promover la lactancia. Para resumir, un hospital que promueve la lactancia cuenta con:

– un servicio preparado para que madre y bebé no se separen ni medio minuto tras el nacimiento y por lo menos en las dos siguientes horas. Aunque el parto haya sido por cesárea. Ni para bañarlo, ni para hacer el test de Apgar, ni para pesarlo, ni para nada.
– un personal que conozca el mecanismo de la lactancia materna
– unas condiciones de hospitalización y de trato adecuadas

Los diez pasos para una lactancia feliz:

1. Disponer de una política por escrito relativa a la lactancia materna que sistemáticamente se ponga en conocimiento de todo el personal de atención de la salud.
2. Capacitar a todo el personal de salud de forma que esté en condiciones de poner en práctica esa política.
3. Informar a todas las embarazadas de los beneficios que ofrece la lactancia materna y la forma de ponerla en práctica.
4. Ayudar a las madres a iniciar la lactancia durante la media hora siguiente al alumbramiento.
5. Mostrar a las madres cómo se debe dar de mamar al niño y cómo mantener la lactancia incluso si han de separarse de sus hijos.
6. No dar a los recién nacidos más que la leche materna, sin ningún otro alimento o bebida, a no ser que estén médicamente indicados.
7. Facilitar la cohabitación de las madres y los lactantes durante las 24 horas del día.
8. Fomentar la lactancia materna a libre demanda.
9. No dar a los niños alimentados al pecho chupadores o chupetes artificiales.
10. Fomentar el establecimiento de grupos de apoyo a la lactancia materna y procurar que las madres se pongan en contacto con ellos a su salida del hospital o clínica.

Si en tu hospital no hicieron esto, y probablemente no lo harían porque en España hay poquísimos Hospitales que cuentan con la acreditación de Hospital Amigo de los Niños (y de las madres), entonces ya sabes cuándo empezó a fracasar tu lactancia.

Si vas a elegir hospital infórmate sobre los protocolos de atención al recién nacido. Y haz un plan de parto. Según la Estrategia de Atención al Parto Normal del Ministerio de Sanidad es tu derecho. Y el de tu hijo. Porque todo esto trata de eso, de derechos, precisamente.

Foto | Mel “GW” Stampa

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*