Dame otra oportunidad

relactación
Por mi edad casi no me queda más remedio que ser fan de la Guerra de las Galaxias, claro. En especial, la sabiduría Zen del Maestro Yoda marcó mi adolescencia – Han Solo no tuvo nada que ver. “La fuerza es grande en tí” es una frase que todas las madres deberíamos repetirnos a diario.

Sin embargo hay una que no soporto: aquel “hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes” de El Imperio Contraataca. De eso nada, hombre. Siempre hay una segunda oportunidad.

La relactación, por ejemplo, es una de esas ocasiones en las que Yoda haría mejor en mantenerse bien calladito. Si has tenido un bebé y no has querido, o lo que es más común, no has podido darle el pecho, quizás te gustaría saber que puedes volver a intentarlo.

Has de saber que no es fácil y que es muy posible que no lo consigas, pero la opción está ahí. Según los estudios es prácticamente indiferente si has dado el pecho mucho tiempo o poco, o incluso nada. También tienes que saber que algunas de las mujeres que lo intenten no conseguirán establecer una lactancia materna exclusiva, aunque muchas sí que lo lograrán, y casi todas serán capaces de alimentar a su bebé con lactancia mixta durante mucho, mucho tiempo.

Si buscas por ahí podrás encontrar mucha información acerca de este proceso, para el que se necesita mucha paciencia, algo de asesoramiento y sobre todo, mucha mucha fe en tí misma. Historias de relactaciones hay un montón y parece casi imposible decidirse por una. Muchas de ellas empiezan de forma dolorosa, otras son historias de todos los días, protagonizadas por mujeres que vivieron casi la misma experiencia que tú: falta de ayuda, información desactualizada, desánimo familiar, consejos inadecuados y por último pérdida de confianza. Podría hasta contarte la mía.

Muchas lo intentan y algunas lo consiguen. Otras no. Pero ninguna fracasa.

Para ilustrar una relactación he escogido la historia de alguien que no lo logró. Porque es tan generosa como para compartir su experiencia por si a alguien le sirve, en un diario pormenorizado de todos los pasos que fue dando. Porque merece la pena pasarse por su blog. Y porque es tan sabia como para, a pesar de su juventud, sentirse muy orgullosa de todo lo que ha hecho.

Con el permiso de uno de los protagonistas (un beso fuerte Cayetana): Relactación y su diario.

Foto | Alessandro

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*