¿Cómo conservo mi leche materna?

como conservar leche materna

Ya sabéis que la lactancia materna es el mejor alimento para vuestro bebé. La mayoría de las mujeres da el pecho a sus hijos los primeros 4 meses, el problema surge cuando la mujer se incorpora al mundo laboral, muchas de ellas abandonan la lactancia materna porque se tienen que separar de su bebé, pero hay soluciones para esto: sacarse la leche en el trabajo y, que la persona que se quede con el bebé se la dé con un biberón. Hay otras ocasiones en las que la madre no está con su hijo pero necesita extraerse la leche y, por otro lado,  el bebé tiene que comer.

Ahora bien, una vez que la mujer se saca la leche con ayuda de un sacaleches, ¿cómo se debe conservar para posteriormente poder dársela a vuestro hijo?

Antes de cada extracción es necesario el lavado meticuloso de manos con agua caliente y jabón. La ducha diaria es suficiente para la higiene del pecho, areola y pezón. Se aconsejan los jabones neutros y se desaconsejan las lociones o geles con alcohol, que favorecen la desecación y la aparición de grietas.

Los recipientes donde se acumulará la leche extraída y la parte del extractor que entra en contacto con la leche deben limpiarse meticulosamente con agua caliente y jabón, enjuagarlos y secarlas. Una vez al día se esterilizarán los recipientes y componentes del extractor.

Almacenamiento de la leche materna:

Para mantener intactas las características nutritivas de la leche materna, es necesario  conocer especialmente los cuidados para su almacenamiento.

Recipientes a utilizar: La leche materna puede congelarse en recipientes de plástico duro, de cristal o bolsas diseñadas a este efecto. La Asociación Americana de Bancos de Leche aconseja el almacenamiento en recipientes duros, porque tienen la menor pérdida de factores inmunológicos durante el almacenamiento. Además, aconsejan el cierre con una tapa dura en vez de tetinas.

¿Puedo utilizar el mismo recipiente para diferentes tomas?

Se puede utilizar el mismo recipiente para guardar la leche recién extraída, durante un periodo máximo de 24 horas, siempre que las cantidades extraídas se hayan mantenido a una temperatura entre 0 y 15ºC. Luego se seguirán las recomendaciones de almacenamiento de acuerdo con la fecha y hora de la primera extracción. Si la leche extraída se ha mantenido entre 19 y 22ºC, el tiempo total de almacenamiento no debe sobrepasar las 10 horas desde la primera extracción. Si la leche se ha mantenido a 25ºC, el tiempo total de almacenamiento no deberá exceder las 6 horas desde la primera extracción.

Tiempo de almacenamiento de  la leche materna.

Los horarios para almacenar la leche varían en función de si la leche se guarda a temperatura ambiente, en el frigorífico o en el congelador y dependiendo del tipo de leche que se utilice.

Calostro

  • · A temperatura ambiente 27 – 32 º C, de 12 a 24 horas.
  • · A 0ºC-4ºC, 2 días.

Leche madura

  • · A 15 ºC, 24 horas
  • · A 19 – 22 ºC, 10 horas.
  • · A 25 ºC, 4 a 8 horas.
  • · Refrigerada entre 0 y 4 ºC, de 5 a 8 días.

Leche congelada

  • · En un congelador dentro de la misma nevera: 2 semanas
  • · En un congelador que es parte de la nevera pero con puerta separada: 3 – 4 meses. (La temperatura varía según la frecuencia con que se abre la puerta)
  • · En un congelador separado, tipo “combi “con temperatura constante de –19ºC: 6 meses o más.

La leche que ha estado en la nevera durante dos días o menos puede ser congelada. Si ha estado en la nevera durante más de dos días pero menos de cinco se puede dar al bebé pero no congelarse para un uso posterior.

Cómo descongelar y calentar la leche materna

  • · Descongelar durante la noche: sacar la leche del congelador la noche anterior y dejarla en la nevera. Esta leche puede ser administrada en las 24 horas siguientes, lo que sobre deberá desecharse.
  • · Descongelar inmediatamente: también se puede descongelar bajo el chorro de agua caliente del grifo o dejando unos minutos dentro de otro recipiente con agua caliente.
  • · Calentamiento: no se debe hervir ni poner en el horno de microondas para evitar la desnaturalización de ciertas vitaminas y proteínas. Una vez descongelada, agitar el recipiente suavemente para mezclar la leche. La leche almacenada se sedimenta en capas de diferentes colores (la grasa arriba), este aspecto es normal. Una vez descongelada, se puede calentar al baño maría o directamente bajo el agua del grifo. Una vez caliente, la temperatura de la leche no debe de ser superior a la temperatura corporal. Una vez descongelada, puede mantenerse durante otras 24 horas refrigerada, siempre que no haya sido calentada ni haya estado en contacto con la saliva del bebé. Pasado ese tiempo, debe desecharse. La que no se administre al bebé inmediatamente, debe ser desechada. NUNCA CALENTAR O DESCONGELAR LA LECHE EN EL MICROONDAS.

Transporte de la leche.

La leche se puede transportar de un lugar a otro de diversas maneras puesto que aguanta varias horas a temperatura ambiente; sólo hay que tener la precaución de alejarla de una fuente de calor (radiador, ventana soleada…). También el transporte se puede realizar en una nevera portátil con las placas de hielo en su interior, de manera que se mantenga la temperatura.

0
2

2 Comentarios

  1. Claudia 28 febrero 2015

    Una consulta, se puede mezclar la leche congelada de dos fechas diferentes? o se la debe dar en dos biberones diferentes

  2. Matronas Blogueras de BOIRON 4 marzo 2015

    Hola Claudia,

    Sí puedes mezclar la leche aunque sea de extracciones diferentes. Te recomendamos que la descongeles a la vez, recuerda que es mejor que lo hagas a temperatura ambiente o al baño maría y, una vez descongelada, la mezcles.

    Un saludo!!!

    Matronas Blogueras de BOIRON

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*