¿Qué puedo hacer si mi hijo tiene ansiedad por la vuelta al cole?

ansiedad vuelta al cole

 

Lo ideal sería que los niños volvieran al colegio alegres y con ganas de empezar un nuevo año escolar, de reencontrarse con sus amigos y de aprender un montón de cosas nuevas. Sin embargo, esto no siempre es así. La realidad es que algunos niños tardan en adaptarse a la vuelta al cole, se ponen nerviosos e incluso padecen algún grado de ansiedad. Esto, dentro de lo que cabe, es normal: el ser humano no está hecho para estar mucho tiempo sentado entre cuatro paredes, el sedentarismo y la falta de contacto con la naturaleza son algunos de los grandes males de nuestra sociedad y los niños, que son muy listos, nos lo advierten cuando se acaban las vacaciones.

Para la mayoría de nuestros hijos la vuelta al cole es un acontecimiento normal y que se lleva con más o menos fastidio, pero para algunos puede convertirse en un mal trago que nosotros, como padres, tenemos que abordar.

Lo primero es descartar que esté ocurriendo alguna cosa grave en el colegio. Cuando un niño se estresa mucho al ir al colegio, ya sea en septiembre o durante cualquier otra época del año, puede ser que esté teniendo problemas con algún compañero o profesor. En este caso hay que actuar rápido y de forma contundente. Si nuestro hijo está siendo molestado por algún compañero de forma frecuente e insistente hay que poner el caso en  conocimiento del colegio, además de adoptar las medidas oportunas que permitan proteger a nuestro hijo como primera acción. Hablar mucho con ellos es la única forma de que nos informen de estas situaciones de forma inmediata. Una de las recomendaciones más importantes es que creáis siempre a vuestros hijos cuando os hablan de situaciones desagradables de este tipo en el entorno escolar.

Si el niño es muy pequeño es normal que la vuelta al cole no le guste nada. Buscar un colegio que permita un periodo de adaptación o pactarlo con el vuestro puede ayudar a que la reentrada sea lo menos dura posible. Si tu cole no tiene periodos de adaptación siempre puedes marcarlos tú. Es simple: sólo tienes que ir a recoger a tu hijo cuando consideres que lleva suficiente tiempo por un día. Al día siguiente, un poquito más. Tú eres quien mejor conoce a tu peque, no tengas miedo de hacer lo que consideras mejor para él.

Si la ansiedad es muy grande es necesario consultar con un profesional. Normalmente los niños, aunque no les guste el colegio, se adaptan en seguida, incluso mejor que los adultos. Si tu hijo presenta muchos síntomas de estrés, duerme mal, tiene pesadillas o terrores nocturnos o sufre algún retroceso como volver a hacerse pis en la cama, consultar con un profesional de la salud infantil es imprescindible. Tu médico puede ofrecerte también información sobre homeopatía y cómo los medicamentos homeopáticos pueden ayudarte a superar estas situaciones.

Feliz regreso.

Foto | vale 

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*