Su primera vez

mar

La maternidad es una sucesión infinita de nuevas “primeras veces”. Tener un hijo es una oportunidad maravillosa para redescubrir el mundo, volver a apreciar el valor de lo importante, reírse sin motivo aparente, recuperar la curiosidad natural y en definitiva volver a ser un poco un niño. Los hijos no traen un pan debajo del brazo, pero traen muchos regalos, regalos en forma de abrazos, sonrisas, caras de sorpresa y por supuesto de la emoción fantástica de presenciar todas sus primeras veces.

¿Recordáis la primera sonrisa? ¿Sus primeros pasos? ¿La primera vez que dijo “mamá”? No sabemos quién es capaz de asombrarse más con los descubrimientos, si los propios niños, o nosotros, los padres cuando les acompañamos en su infancia.

Probablemente hay muy pocas personas capaces de olvidar la primera vez que se arañó la cara, cuando por primera vez contempló su sombra, la primera vez que se reconoció en el espejo, casi siempre en brazos de mami o papi, la primera vez que vio el mar o la primera vez que utilizó una silla para llegar al interruptor de la luz.

La primera vez que vio un perro

Un clásico en internet: su primer limón

El primer helado

Cebolla, pepinillos, anchoas, yogur, aceitunas…

La primera lluvia

La sombra

El primer baño

La primera vez que oyeron a mamá…

Esperamos que los disfrutéis. Los niños son niños muy poco tiempo. Aprovechadlo 😉

Foto | goingsglo

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*