Somos así

Hoy os traigo una campaña en la que participan yo diría que casi todas las ONGs que trabajan para mejorar las condiciones de los niños, entre ellas UNICEF y Save The Children.

En nuestro país unos tres millones de personas colaboran directamente o a través de donativos con alguna ONG – a los que, apunto, hay que sumar a todas aquellas personas que colaboran con asociaciones que no están constituídas como ONG y que en el ámbito de la maternidad, por ejemplo, son cada día más, desde grupos de lactancia hasta organizaciones como EPEN, o Conciliación Real Ya.

La campaña SOMOS es un homenaje a todas esas personas que cada día hacen o intentan hacer algo para cambiar el mundo y por eso os la traigo. Somos solidarios, somos altruistas, somos buenos los seres humanos. Con esta campaña y a través de un estudio dirigido por Elsa Punset, directora del Laboratorio de Aprendizaje Social y Emocional de la Universidad Camilo José Cela, se ha pretendido demostrar una teoría, que “Los humanos ayudamos porque somos capaces de sentir y de ponernos en la piel de los demás. Y ayudar genera una gran felicidad, personal y colectiva.”

El ser humano es altruista por naturaleza. Ya existen estudios que han comprobado reacciones altruistas en bebés de 15 meses. Y yo no hago más que decirlo. Pero ¿qué mejor manera que verlo en gráficos?

Somos así y la Teoría de la solidaridad. Una encuesta online en la que se demuestra que

– 2 de cada 3 personas sufre cuando ve injusticias o tragedias y que esta angustia es grande para casi la mitad de nosotros
– el 84% de la gente se interesa por el sufrimiento ajeno e intenta actuar. Este interés es profundo para 4 de cada diez personas.
– para 1 de cada 3 personas ayudar es motivo de orgullo y el 30% de la gente siente que ayudar le motiva y le aporta un sentido a la vida. Ayudar nos hace felices.
– el resto de la gente sólo piensa en ganar dinero y en tener sexo (y aquí añado yo que se vayan espabilando porque la cosa está cada vez más chunga)

De todas las crisis personales que he tenido – y he tenido algunas gordas – he salido gracias a la ayuda de otros que, desinteresadamente me prestaron como poco sus orejas o sus ojos. Me escucharon, me leyeron, me creyeron, me apoyaron, me ayudaron a pensar y a encontrarme conmigo misma. Hablar de uno mismo reconforta, según los últimos estudios en fRMN, pero sobre todo reconforta si hay alguien al otro lado. Y llega un momento en el que ni tú sabes si eres el ayudado o el que ayuda. Lo único importante en la vida es compartir. Eso es lo que ha llevado al ser humano a través de la historia hasta este punto. Y eso es lo que vamos a seguir haciendo, cada vez más, no importa lo que haga el resto. La clave de la felicidad sólo es tuya.

Felicidades, felicidad. A todos los que aportan su pequeño grano de arena. Desde lo local hasta el cuerno de África. Cada día somos más. El ser humano es maravilloso.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*