Solidaridad

solidaridad

Como hay días mundiales para todo – algún día crearán el día mundial de las cucharillas de café que se van todas a la basura, o de los calcetines que pierden a su pareja en la lavadora – hoy le toca a la Solidaridad.

Según el drae – sí, sigo intentando sacar algo en claro del drae – la primera acepción de Solidaridad es “adhesión a la causa o la empresa de otros”. La solidaridad proviene en principio de la empatía, la capacidad de ponerse en el lugar de los demás que puede o no impulsar a la compasión. Es la solidaridad un comportamiento naturalmente humano, ya que sin ella, sin el trabajo en equipo, sin la adhesión a la causa común, no hubiera habido tribus capaces de sobrevivir a medios tan hostiles como los de la época glacial. Ayudando activamente a otros te sientes mejor que simplemente compadeciéndolos. La naturaleza seleccionó una serie de mecanismos neurológicos que favorecen el altruismo, por encima de la caridad que es pasiva.

Y por ser hoy el día que es desde aquí me gustaría ampliar el término, o más bien sus efectos. Solidarizarse es, al menos para mí, bastante fácil y también bastante egoísta. Si alguien sufre yo sufro – obviamente no tanto – y vivir en la ignorancia no se me da nada bien. Pero por supuesto es mucho más sencillo hacerlo con las personas cercanas. Si alguien cercano es feliz yo tengo también más posibilidades de serlo. Así de sencillo. Ubuntu, curioso término africano que va más allá de un sistema operativo de código abierto.

Así que hoy, Día de la Solidaridad, propongo que empecemos por solidarizarnos con nuestros hijos. Sentir empatía por lo que sienten y actuar en consecuencia será, sin duda, una forma mucho más sencilla de ser madre (o padre), puesto que si ellos están bien – algo que todo padre normal desea – nosotros también lo estaremos.

Y para eso nada mejor que escucharlos. Sin perder de vista que hay millones de causas en el mundo que merecen nuestra atención y por las que probablemente podamos hacer mucho, o poco, o algo, nuestros hijos están ahí al lado. Sé solidario con ellos. Es así de simple.

Foto | Especialista en Igualdad

0
1

1 Comentario

  1. Mamá Burbujita 1 septiembre 2012

    Un 10 por esta entrada. Qué necesaria esa solidaridad y cuanto beneficio puede hacer, no sólo a nuestros hijos, si no también al mundo en general, haciendo una sociedad mejor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*