Reagrupación escolar

colegio

Los que conozcan el blog sabrán que hace tiempo tratamos el tema de la reordenación de clases como última moda pedagógica en algunos centros escolares, entre los que se incluyen los de mis hijas. La primera vez que sucedió me pareció bastante malo. Dos años después nos vuelve a tocar y sigo sin estar convencida. Como intento ser objetivamente subjetiva – ya que la objetividad no existe – os traigo hoy el “informe” que el cole de mi hija se ha dignado en mandar este año para justificar esta reagrupación.

La reagrupación de alumnos en distintos momentos de la escolarización es un recurso
metodológico que los colegios ponen en práctica para la mejora pedagógica. Las razones principales
que justifican esta reagrupación son:
 – Se mejoran las capacidades socializadoras de los alumnos, lo que supone un aumento de
autoestima.
 – Se fomenta la capacidad de adaptación de los niños a nuevos entornos sociales, a nuevos
compañeros y a nuevas dinámicas de aula, adquiriendo actitudes positivas que favorecerán
el paso a distintas etapas educativas futuras.
 – Se eliminan los roles adquiridos, tanto al alumno individualmente, como a la clase en su
conjunto, permitiendo una socialización más objetiva.
 – Se mejora la convivencia en el centro. Los problemas de conducta de los alumnos concretos
desaparecen, pues al cambiar de clase se eliminan los roles adquiridos, permitiendo una
nueva socialización positiva.

Dos años después sigo sin saber muy bien de dónde se sacan todas estas conclusiones, excepto quizás la de los “roles adquiridos” y seguramente sólo en algunos casos. Afortunadamente este año también hemos recibido los criterios de reagrupación:

 – Seguir el criterio acordado de separación de hermanos gemelos/mellizos, en el nivel.
 – Igual número de niños que de niñas en todas las clases.
 – Igual número de alumnos con necesidades educativas específicas.
 – Formación de clases homogéneas entre sí al practicar la heterogeneidad en las mismas
(similar nivel de competencias, capacidad, rendimiento, dinámica de grupo y nivel
conductual).

De los que discrepo en el caso de los hermanos gemelos o mellizos y sospecho muy mucho de la finalidad académica del último.

Dos años después sigo sin verle las ventajas y mira que las he meditado.

Debe ser esta una oportunidad para conocer más a fondo a nuevos compañeros, sin romper
los vínculos con los anteriores.

Dice la cartita. Y sinceramente, ni veo porqué hay que conocer a todo el colegio, ni veo cómo no pueden romperse los vínculos con compañeros con los que ya no compartes nada. Sigo viendo el asunto como una falta al derecho de elegir, tanto de padres como de alumnos. Y me sigue pareciendo un modo de promocionar relaciones superficiales y efímeras.

Seguiremos informando.

Foto | Beaverton Historical Society

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*