Planes para Navidad

Se acercan las vacaciones de Navidad y con ellas la pregunta típica de estas fechas ¿qué hago con los niños veintitantos días en casa y con este mal tiempo? Más allá de los problemas de conciliación, de los que ya hemos hablado en este blog largo y tendido, el tema del ocio con los peques es uno de esos asuntos que traen a los padres de cabeza. Aquí no hay playa, ni campo, ni primos con los que pasar las tardes inventando juegos de espionaje. La infancia ya no es lo que era. Y ni siquiera existe Juvenalia (¿o sí?).

Mantener a uno o dos niños entre cuatro paredes, saliendo nada más que para ir a casa de los abuelos el día de Nochebuena y el de Navidad es agotador. Y quitando el día en que se adorna la casa – ¿quién es el guapo que aguanta hasta las fiestas para poner el árbol, además? – no hay mucho más que hacer, a excepción de barrer el serrín del belén y colgar una y otra vez las bolas del abeto. El invierno es duro y a pesar de que la Navidad debería ser una fiesta del invierno a gran escala, en los tiempos que corren o te las apañas haciendo manualidades o estás apañado.

He estado mirando planes para Navidad aquí y allá, porque jugar a decorar dibujos de campanas con purpurina no da para mucho y la purpurina no sale hasta agosto y algo he visto. Así que os cuento.

El cine, la actividad típica puede estar bien. El otro día las niñas y yo vimos El Origen de los Guardianes y es bonita, con temática navideña y buenos dibujos. Entretenida y un poco más allá de las películas de princesas de toda la vida, sin mensajes subliminales, que también hay que tenerlo en cuenta.

La Plaza Mayor o el lugar de tu ciudad en el que colocan los puestos navideños. Mejor entre semana y por la mañana. Y si tus niños son razonables con un presupuesto para tonterías. Con un poco de suerte sólo lo triplicas antes del primer berrinche.

Si estás en Madrid, del 25 de diciembre al 6 de enero tienes Peter Pan sobre hielo en el teatro Nuevo Apolo. Aunque el teatro es caro y si tus niños son movidos casi mejor llevarlos directamente a ellos a patinar. En la capital hay varias pistas de patinaje que puedes probar. Si no has ido nunca te sorprenderá lo bien que se les da a ellos (y lo mal que se te da a ti). Ropa de abrigo y preparación psicológica contra las caídas es lo único que necesitas. No es Central Park pero puede valer.

Y por último un parque temático que he encontrado vía Twitter. MoralPark. El nombre es un poco así, aunque la realidad es que se debe a la ubicación del parque. En Moralzarzal, un pueblo de la sierra madrileña, este año por navidad puedes hasta pasear en trineo y en los camellos de SSMM los Reyes Magos. La verdad es que no tiene mala pinta.

Lo único malo es que con estas actividades no lleno todas las vacaciones, así pues, se admiten sugerencias (y si son de andar por casa, pues casi que mejor, que estamos en economía de crisis).

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*