¿Qué hago si mi hijo no quiere bañarse?

no quiere bañarse

Si de pequeño disfrutabas del agua es posible que ahora te resulte muy extraño que tu hijo no quiera tocarla ni con un palo. Ni piscina, ni mar, casi ni en la bañera puedes meterlo y no entiendes muy bien porqué, pero te parece raro y quieres arreglar el asunto.

Cuestiones de higiene a parte, hay muchos niños que no se sienten cómodos en el mar o en la piscina. Las extensiones grandes de agua tienen su parte de amenaza y muchos niños responde con temor al intento de meterlos en la pisci y sobre todo en el mar, donde el oleaje lo hace todo además un poco más “temible”. ¿Y qué hacer?

Pues hay que dejarlos. Los sistemas que nos protegen de los peligros están muy activos en los niños, que no tienen capas y capas de socialización y cultura que les digan que eso que parece un riesgo no es un riesgo. Tu hijo está conectado con su cuerpo, no va a convertirse en un miedoso y no, si no le gusta el agua, tampoco se está perdiendo una gran diversión.

Azuzarlo, chantajearlo o burlarse de él por su miedo al agua no es una buena técnica en este caso (ni en ninguno, habría que decir) y no hay muchas cosas que resulten tan violentas de presenciar como un padre que tira a su hijo a la piscina adrede para que se le quite el miedo, consiguiendo muchas veces empezar con una fobia.

Si no le gusta el agua, no le gusta. Lo principal es tener en cuenta que no va a pasarle nada, no va a ser más cobarde,  ni va a sufrir terribles secuelas por este motivo, al contrario que si le obligamos a meterse en un sitio que, obviamente, lo hace sufrir.

El miedo al agua suele ser pasajero y se quita con madurez, ejemplo y juego. Si el problema es que no quiere bañarse ni en la bañera, mucho cariño y paciencia (y no hacer cosas como echarle agua por la cara sin avisar) puede ir solventando la situación. La homeopatía puede ayudarte en estos casos en los que, a veces por insistencia nuestra, el asunto se ha convertido en una fobia, aunque esto lo tendrás que ver con un experto. Afortunadamente la homeopatía es eficaz para el abordaje de trastornos relacionados con el comportamiento y tiene la ventaja de que no se han descrito efectos secundarios adversos relevantes asociados a su toma. Consulta con tu médico forma en homeopatia en este caso.

Foto | Jenny Dowining

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*