Los pediatras recomiendan no ir a la guardería hasta los dos años

guarderia

 

¿Deberían los niños ir a la guardería? La respuesta de los pediatras parece cada vez más clara: “Hasta los dos años ir a la guarde supone un riesgo para la salud”.

Los bebés tienen sistemas inmunológicos inmaduros que no les permiten luchar contra las enfermedades, o al menos, no les permiten hacerlo de forma óptima. Por eso, si además de ser pequeños juntamos a muchos de ellos, que se intercambian los chupetes, chupan el biberón del otro y se limpian los mocos en la manga, lo más fácil es que las enfermedades víricas, como los catarros,  las gripes y las bronquitis campen a sus anchas en las escuelas infantiles. No es ni una cuestión de falta de higiene, es que es imposible.

Así lo asegura la AEPaP (Asociación Española de Pediatría de atención Primaria) que informa de que acudir a la guardería antes de los dos años aumenta un 131% el riesgo de que los peques contraigan una enfermedad bastante grave como es la neumonía, la complicación más común de una bronquitis, una gripe o un catarro común y que es más probable también en peques por el mismo motivo: el sistema inmune a medio desarrollar.

Según la Doctora Domínguez, presidenta de la AEPaP  “los datos reflejan que asistir a guarderías es un factor de riesgo para padecer enfermedades infecciosas que aumenta si los niños acuden desde edades tempranas, algo que también sucede con el consumo de fármacos, repercutiendo en los servicios de urgencia y consultas de pediatría”.

“Asistir a guardería incrementa el riesgo de padecer neumonía en un 131%, sibilancias recurrentes en un 69%, bronquitis en un 57% y otitis media en un 64%”, apunta la especialista, que añade que “la media de ciclos de antibióticos es de 1,7 para los niños que no van a la guardería, de 3,4 si la inician en los seis primeros meses y de dos si comienzan a partir de los 18 meses”.

Estas declaraciones se basan en un informe elaborado por la propia asociación y fueron publicadas durante el 63 congreso de la Asociación Española de Pediatría (AEP) y concluyen que deberían implementarse medidas adicionales para la conciliación familiar que tuvieran en cuenta estos datos, no sólo por la repercusión que estas enfermedades tienen en los niños pequeños, sino también porque contribuyen al gasto sanitario y repercuten en el funcionamiento de los servicios médicos de pediatría.

Asegura también el estudio que el 90% de los niños que acuden a la guardería lo hacen porque sus padres trabajan y no tienen otra opción de cuidados.

Las enfermedades respiratorias son comunes en la primera infancia y suelen ser una fuente grande de preocupación para los padres. Más allá de la decisión de acudir a una guardería o no, ya que muchas veces no depende de nosotros, Ser Mamás te recuerda que la homeopatía puede ayudarte también a tratar este tipo de trastornos y también a prevenirlos para que paséis inviernos tranquilos, con guardería o sin ella.

 

Foto | Alex Matravers

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*