Los niños sólo pasan el 10% de su tiempo con sus padres

niños jugando

El titular lo explica todo.

Que la educación se da en casa, te cuentan, hasta que te topas con la realidad. Clases extraescolares, horas extra, y cuando llego a casa mamá y papá no están y además yo tengo un cerro de deberes. Los niños sólo pasan el 10% de su tiempo siendo niños, diría yo. El resto lo pasan entrenándose para encajar en el sistema. Menos mal que es tiempo de calidad, llenito de nintendos y PSPs, con todos los videojuegos que hay los niños de ahora es que se quejan de vicio.

Sí, yo también querría jugar más con mis hijas, pero entre los deberes, las duchas y que tenemos que acostarnos a una hora medio decente (que no es ni de lejos tan decente como las de los demás niños) pues la verdad es que a jugar no nos da mucho tiempo. Una pena, porque antes, sin deberes, al menos nos daba tiempo a hacer una manualidad sencillita y ahora que Ana es más mayor a mí me encantaría jugar con hielo seco o algún líquido chulo que cambiase de color, que para eso soy bióloga. Al menos hacemos jabones y velas, que a la larga tiene su utilidad – aunque sinceramente no nos quedan de momento muy allá.

Los niños aprenden jugando, experimentando y manipulando el medio. Estar diez horas diarias sentados en una silla tratando de memorizar los ríos de España (y a pesar de que saberse los ríos de España tiene seguramente su utilidad) estaría bien si el día tuviera 40 horas o los seres humanos no tuviéramos la necesidad de dormir (qué vicio). Mientras tanto seguiremos aquí, reclamando la mejor incorporación de la mujer al mercado laboral (en puestos de cajera o así, no nos vayamos a subir demasiado) y otras tonterías.

Los niños son el futuro, pero los nuestros están dejando de ser niños. O lo arreglamos o vamos listos.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*