Los deberes, a examen

Study of Study

A estas alturas del trimestre todos nos hemos adaptado ya a la rutina otoñal. El trabajo, las tareas de casa, los colegios, las extraescolares…la rutina se impone y también en las escuelas. Una vez acabado el rodaje la mayoría de los niños empiezan ya a volver a casa con las mochilas cargadas y las agendas llenas de notas. Los deberes han llegado, ¿para quedarse?

Cada vez son más las voces que se alzan en contra de los deberes escolares. Pensemos, ocho horas en el colegio y cuando llegan a casa, ¿más trabajo? A muchos padres y educadores les parece que los deberes son imprescindibles. Algunas de las razones que se esgrimen a favor de los deberes incluyen el hecho de que los niños tienen que adquirir una rutina de trabajo. ¿También fuera del colegio?, se pregunta el otro bando.

Los deberes escolares llevan siendo cuestionados desde que nosotros éramos niños. ¿Os acordáis de aquellos “para casa” que luego pasaron a llamarse “haced estos ejercicios y lo que no dé tiempo para casa” cinco minutos antes de que acabara la clase? Los deberes escolares se han discutido en todas partes, también en nuestro país, en el que las dos asociaciones de padres más importantes tienen también opiniones distintas con respecto a este tema.

Afortunadamente ahora cuando se discute una cuestión como ésta ya pueden usarse algunos datos científicos. Como los de este estudio publicado en Frontiers in Psychology (1), que asegura que dejar a los niños tiempo libre los hace más autónomos e independientes y que a largo plazo los niños que tienen más actividades programadas o dirigidas (como los deberes) tienen en realidad las de perder.

Estudios científicos aparte, y dejando también a un lado que cada vez son más los colegios que, aunque muy poco a poco, deciden ir prescindiendo de los deberes escolares, la realidad es que la educación, aunque institucionalizada a través de las escuelas, es responsabilidad fundamentalmente de los padres. Y tal vez deberían ser los padres los que pudieran elegir, en función de las circunstancias y preferencias de ellos y de sus hijos (aunque dudamos que ningún niño quiera hacer deberes). ¿Y vosotros? Si pudierais decidir ¿querríais que vuestros hijos hicieran deberes?

1. Barker JE, Semenov AD, Michaelson L, Provan LS, Snyder HR and Munakata Y (2014) Less-structured time in children’s daily lives predicts self-directed executive functioning. Front. Psychol. 5:593. doi: 10.3389/fpsyg.2014.00593

Foto | chefranden

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*