Biberones pequeños ¿una opción para combatir la obesidad?

biberon sobrepeso

El problema de la obesidad durante la infancia no es un tema menor tanto en países industrializados como en países en vías de desarrollo, donde además coexiste con la desnutrición infantil. Los niños y bebés obesos tienen más riesgo de ser adultos obesos, con una merma considerable en su calidad de vida y más riesgo de múltiples enfermedades, tanto crónicas como agudas. Diabetes tipo II, enfermedades coronarias, hígado graso, sedentarismo…, la obesidad es un círculo vicioso del que es difícil salir y, en muchas ocasiones empieza en la infancia.

La leche materna contiene sustancias que regulan la sensación de saciedad y por tanto la ingesta de alimentos y por eso, según las tablas de crecimiento de la OMS, los bebés que toman pecho tienen un ritmo de crecimiento distinto de los que se alimentan con biberón y, a largo plazo, son más delgados y tienen un riesgo menor de obesidad.

Para paliar los efectos del biberón en el peso de los niños los pediatras recomiendan, para empezar, dar el biberón también a demanda, sin mirar horarios ni cantidades, siempre que el bebé quiera y sólo la cantidad que él quiera. Pero esto, es, por supuesto, un objetivo difícil de cumplir. El “instinto” materno de que el bebé “se lo coma todo”, el miedo a que no esté comiendo suficiente es común tanto para las madres de teta como para las de bibe, pero las madres que dan el pecho al final se acostumbran a no saber si su bebé come mucho o poco. Y aunque parezca que no, es una ventaja.

Un nuevo estudio pequeño propone reducir el tamaño de los biberones para paliar el efecto de la sobrealimentación en bebés. Los investigadores, que siguieron la evolución en peso de 298 bebés, indican que el tamaño del biberón tiene un gran impacto en el peso. Los niños nos dicen siempre que ya han terminado de comer: se apartan del bibe, lloran, apartan el biberón con las manos (cuando son más mayores..), los investigadores dicen que, si bien a veces es difícil detectar que el niño ya está lleno, reducir el tamaño del biberón puede ayudarnos a no sobrealimentarlos. Eso sí, si se queda con hambre te va a tocar preparar otro.

Foto | Rusty  Clark

Vía | Healthday

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*