Llega el verano ¿buscamos canguro?

canguros

 

Con la llegada del verano se nos presenta de nuevo el problema de compaginar la vida laboral con las vacaciones infantiles. Campamentos de verano o abuelas son algunas de las opciones para cubrir estos meses en los que los niños disfrutan de unas merecidas vacaciones y nosotros estamos verdes de envidia porque tenemos que seguir trabajando. Hay que tomárselo con humor, al fin y al cabo si lo piensas fríamente los niños cada vez tienen menos vacaciones, aquellos veranos interminables de nuestra infancia han pasado a la historia y la niñez ahora es, casi seguro, un poco menos niñez.

Gestionar los cuidados infantiles durante el verano es un asunto muy particular de cada familia en el que se mezclan preferencias personales con disponibilidad económica, pero hoy queríamos hablaros de una opción que en los últimos tiempos está menos extendida y que sin embargo presenta muchas ventajas, sobre todo para los niños: las canguros.

Hace unos años los canguros eran una figura habitual en muchas casas. Un número menor de mujeres se había incorporado al mercado laboral y la oferta institucional de guarderías o escuelas infantiles era mucho menor, así que a las madres no les quedaba más remedio que “tirar” de otras mujeres para delegar el cuidado de sus hijos, sobre todo en vacaciones. Las canguros, o niñeras venían a cubrir esta parte de tiempo que las madres no podían dedicar a sus hijos por motivos laborales. En la actualidad las canguros son una opción menos extendida, que sin embargo presenta algunas ventajas con respecto a otras opciones como los campamentos infantiles. Hoy te las queremos contar.

1. La principal ventaja es que el niño no sale de su entorno. Evitar los traslados y sobre todo los madrugones es fundamental para aprovechar las vacaciones. Poder levantarse cuando ya no tienes sueño puede parecernos un capricho a nosotros los adultos, pero es buenísimo para la salud. Al menos en vacaciones poder dormir a pierna suelta debería ser un derecho de todo niño.

2. Salir del entorno institucional o escolarizado. Estar en tu casa también presenta la ventaja de que el niño sale del entorno escolar, con numerosas reglas y rutinas. Disponer de tiempo libre y no reglado es bueno para el desarrollo y ya que en invierno es cada vez más difícil, al menos en verano el niño debería tener la oportunidad de practicar todo lo que quiera el juego libre e incluso el maravilloso arte de no hacer nada, o el aburrimiento, que despierta la imaginación.

3. Una canguro especializada suele ser mucho más divertida y flexible que un campamento. Y puede satisfacer mejor las necesidades personales de cada niño. Hay canguros expertas en pintura de cara, experimentos con agua y diversión en piscinas que hacen que los niños se enamoren de ellas.

4. Con una canguro es más fácil establecer un buen vínculo. Y establecer buenos vínculos es buenísimo para todo en general.

5. Si tienes más de un niño, o te coordinas con otra mamá es probable que incluso te salga más barata.

¿Lo habías pensado? A veces seguimos lo que todo el mundo hace y sobre todo opciones como la última que te expongo puede que  ni se nos pasen por la cabeza. La conciliación en verano también es una cuestión de imaginación.

Foto | Darien Library

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*