¿Le apunto a una extraescolar?

extraescolares

¿Has superado ya el estrés de la vuelta al cole? Las dos primeras semanas son agotadoras y tienen la capacidad de dejarte sin pilas por lo menos hasta Navidad. Que si los libros, que si los uniformes, el montón de circulares de secretaría, los nuevos horarios, profes y compañeros…, por no hablar de las listas de material escolar, cada año más complicadas. Algunas necesitamos vacaciones para recuperarnos. Y entonces, cuando ya estamos un poco más tranquilos y le hemos hecho el rodaje al nuevo año escolar, empiezan las ofertas de las extraescolares.

Todos los padres queremos que nuestros hijos tengan un buen futuro. Complementar el colegio con un montón de actividades en horario de tarde nos parece, en muchas ocasiones, la mejor solución para que nuestros peques se preparen para el día de mañana. Inglés, informática, música, deporte, ajedrez, teatro, arte…, ¡hasta chino!, la gama de actividades extraescolares es cada vez más amplia. Pero ¿tenemos que apuntarlos a algo? ¿A qué?

Escoger una o varias actividades extraescolares es una decisión que ha de tomarse teniendo en cuenta principalmente los intereses del niño. Si bien es verdad que a veces no nos queda más remedio que complementar la larguísima jornada escolar con actividades vespertinas que se adecuen a nuestro horario laboral, los niños son niños y en general lo que más les interesa (y como mejor aprenden) es jugar.

Si quieres o tienes que apuntar a tu hijo a una actividad extraescolar, escúchalo. Durante la infancia, asuntos como “es que Pablo va a judo, así que quiero ir a judo” son tan importantes o más que el hecho de hablar cuatro idiomas. Las motivaciones de nuestros peques deberían ser importantes a la hora de alargar su jornada durante la tarde y lo mejor es dejarles probar, intentar nuevas cosas y experimentar con nuevos escenarios. Si es que quieren.

Sobrecargar a nuestros hijos con actividades extraescolares suele ser, a la larga, contraproducente. El colegio y los deberes ya son demasiado duros para muchos niños que necesitan moverse y andar libres curioseando, así es como el ser humano ha aprendido a lo largo de prácticamente toda su historia. Y, aunque la homeopatía nos ayuda a manejar situaciones de estrés, también en los pequeños de la casa – puedes consultar a un experto si tienes dudas -, lo más acertado siempre es dejarlos elegir. Sin compromiso de permanencia, que nada en esta vida es para siempre, tampoco el judo.

Foto | Pedro Bonatto

 

 

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*