La oxitocina de los padres responsivos.

padre

Cada vez hay más estudios que demuestran que la oxitocina es un factor clave en el estilo de crianza paterna en humanos y en otros mamíferos.
Un estudio publicado recientemente en la revista Psychoneuroendocrinology y realizado en la Universidad de Leiden en Holanda, en el Centre of Child and Family Studies, comprobó que tras la administración intranasal de oxitocina los padres que participaron en el experimento estaban más atentos y respondían antes a las demandas de sus hijos que aquellos padres que sólo habían recibido placebo. Los padres que habían recibido oxitocina se sentían más estimulados con las exploraciones de sus hijos y tendían a mostrar menos hostilidad.

La oxitocina, como ya hemos dicho antes, es la reina entre las moléculas que permiten la vinculación entre humanos. En todos los procesos en los que existe interacción social, la oxitocina está presente de un modo u otro. Aunque las mayores concentraciones de oxitocina se producen en la madre y el hijo inmediatamente tras el parto y se mantienen altas gracias a la lactancia, los papás tampoco se libran del influjo de este neurotransmisor. Otro estudio publicado en Abril de este año en la revista Hormones and Behaviour y realizado en el departamento de Psicología de la Universidad Bar-Ilan en Israel demuestra que los niveles de oxitocina en padres están directamente relacionados con la sincronización afectiva con sus hijos.

La oxitocina modifica las conexiones neuronales, generando redes nerviosas relacionadas con el afecto, la confianza mutua, la falta de egoísmo. La oxitocina es capaz de reducir los niveles de cortisol aún sin contacto físico en parejas madre-hija en las que la hija había sido sometida a una situación de estrés social. En un mecanismo de retroalimentación entre dos seres humanos el cariño produce cariño en forma de oxitocina.

En crianzas respetuosas, donde se promueve el diálogo y el contacto físico, las reacciones violentas, egoístas y desobedientes de los hijos no tienen otra posibilidad más que la de reducirse. La oxitocina manda. Inicia tu crianza con mucha oxitocina y todo será mucho menos estresante.

Si la maternidad es un proceso de comunicación molecular, la paternidad no tendría porqué ser otra cosa. Bésale mucho tú también, papá.

Foto | apdk

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*