La hora del cuento

cuentos

Llega la noche y con ella los monstruos de debajo de la cama…El miedo a la oscuridad es una constante en las noches de familias con niños, al menos durante un cierto tiempo. Esconde además muchas otras cosas, principalmente miedo a quedarse solo, irse a dormir puede ser estresante si no lo llevamos bien, sobre todo al principio. Acostarse con los hijos ha sido siempre mi opción. El colecho se ha practicado y se practica aún en muchas zonas del planeta y dormir separados, como se duerme en Occidente, en realidad es sólo una costumbre muy corta en toda la historia de la humanidad.

Contar cuentos sea también una de las costumbres más antiguas de la humanidad. Sentados alrededor del fuego, que calienta, ilumina y protege, los monstruos tienen menos fuerza y así podemos irnos quedando dormidos poco a poco, despacito y relajados, arropados por la tribu y arrullados por alguna voz familiar – con razón quiero yo una chimenea ¿eh?

Pero llega un momento en que los cuentos se te acaban. Los tradicionales porque además tal vez no quieras ni contarlos – aunque se pueden modificar al gusto del consumidor – y los que te inventas porque ya ni te salen. Inventar cuentos noche tras noche es agotador, como lo es contar siempre el mismo una y otra vez (y tener que escuchar el típico “no era así, mamá, te has equivocado”). Con niños pequeños leer libros es una buena opción, pero a veces son demasiado largos, o tienen demasiadas distracciones – pestaña para tirar, ponle la cola al unicornio, gira gira la princesa…

Afortunadamente la red no sólo sirve para reivindicar cosas y pasarse el día en plan serio, sino que también cuenta con un estupendo porcentaje de contenido dedicado al ocio – sí, el ocio es eso que hacías antes para divertirte ¿a que te acuerdas? – y entre este contenido no sólo están los juegos del Facebook, sino que hay otro montón de cosas.

Cuentos Infantiles Cortos es una web llena de cuentos cortos para leer a tus hijos. Un montón de ellos, clasificados por categorías y lo mejor de todo, escritos por los propios padres. Porque además, si eres de esas personas ingeniosas que no tienen ningún problema en inventar un cuento cada día para tus hijos, puedes además colaborar con la web. Como premio verás tu cuento publicado en un site que se va a hacer más famoso cada vez. Y la seguridad de haber salvado la noche a algún papá desesperado por tener que contar por n-ésima vez el cuento de Caperucita, o para aquel que ya no puede soportar leer de nuevo el “Como entrenar a tu Unicornio”. El único requisito es que el cuento, que no tiene porqué ser necesariamente cortísimo, no esté publicado en ningún otro sitio web.

Animaos y participar y si no os atreveis al menos ahí tenéis un filón para esas noches duras en las que con un solo cuento tampoco vale.

Foto | Krysth Palmer

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*