5 ideas para jugar en la playa con nuestros hijos

jugar en la playa

Nos encanta el verano. Libertad, nada de rutinas ni relojes, solecito y agua y por supuesto ¡playa! Nos declaramos fans de la playa. También con niños, o sobre todo con niños.

Jugar con tus hijos en la playa seguro que te devuelve un poco a los veranos de tu infancia, cuando no había nada más que hacer que pasar el rato dando volteretas en el agua o jugar a las raquetas o a la petanca con papá. Jugar, jugar, jugar sin parar, el ser humano está preparado para jugar durante toda su vida y si no que se lo digan a los amantes de los videojuegos, y el verano es la mejor época para ello. Sin trabajo, sin obligaciones…, olvídate de tener la casa reluciente y la comida a su hora: en verano no hay horario, se come cuando se tiene hambre y el resto del tiempo se disfruta. De los amigos, de la brisa, de los paseos por la playa…

La playa es el sitio ideal para jugar sin parar a casi todo, excepto al escondite que si hay mucha gente da un poco de miedo. Pero lo demás, de todo. Hoy te dejamos algunas ideas.

1. ¿Has jugado alguna vez a la búsqueda del tesoro? Pues la playa es el sitio ideal para hacerlo. Y de paso practicar cosas como la lectura (de mensajes cortos) y el razonamiento lógico (de mensajes en clave). Es casi más divertido preparar el juego que luego jugarlo, pero a tus hijos les encantará la experiencia. Y el tesoro puede ser un vale para un helado. Al más puro estilo Goonies, pero sin calaveras, eso sí.

2. ¿Estás harta de hacer castillos? Intenta reproducir tu casa o el cole. Aunque los castillos siguen teniendo sus admiradores y se pueden complicar hasta crear media ciudad medieval, reproducir escenarios cotidianos es la moda, sobre todo para los que juegan al Mine Craft.

3. ¿Aburrido de las mismas cintas de vídeo año tras año de niños entrando y saliendo del agua y nada más? Aprovecha la playa para hacerte Youtuber, tus hijos te explican lo que es.

4. Monta un spa. Si los tuyos son de hacer agujeros (actividad que en realidad es bastante relajante), puedes aprovechar para que te hagan un masaje exfoliante. La arena de la playa es lo mejor. Y se queda la piel muy suave.

5. Haz la croqueta. Dejarse llevar por la alegría de los niños es lo mejor que se puede hacer en verano. Y si acabas revolcándote por la arena, mucho mejor. Ríe y libérate, volver a la infancia durante unos días te dará la energía necesaria para retomar las cosas en septiembre. Sin complejos. Los complejos son para la gente aburrida.

Foto | ToursismPEI

 

 

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*