Huevos de Pascua

huevos de pascua

Un post en recuerdo de mi abuela.

La tradición de pintar huevos de Pascua no es española, pero ahora, con internet, las fronteras de la cultura ya no existen, que no todo lo que trae la globalización iba a ser malo.

Mi abuela pintaba huevos de Pascua porque tenía antepasados centroeuropeos, donde la tradición está muy extendida. Se piensa que los primeros huevos de Pascua se realizaron en la Edad de Hielo, como una manera de celebrar la primavera. El primer huevo de Pascua decorado data aproximadamente del año 700 antes de Cristo y es etrusco.

Decorar huevos de Pascua es algo complicado, pero muy entretenido. Las técnicas son bastante variadas, desde temperas hasta ceras o incluso técnicas mixtas y pinturas especiales. En general se decoran huevos de gallina (mejor blancos) y en general hay que vaciarlos. Aunque si vas a hacerlos con tus hijos quizás es mejor cocerlos, esto tiene la desventaja de que no duran mucho.

Para pintar un huevo de Pascua no perecedero primero hay que vaciarlo. Se practica un agujero pequeño con una aguja en la parte fina del huevo y otro un poco más grande en la base. Después se sopla por arriba de forma que el contenido salga. Obviamente puedes utilizar el huevo para cocinar lo que quieras.

Una vez vacío el huevo se hierve un poco, para que la membrana que separa la clara de la cáscara se endurezca y el huevo no sea tan frágil. Y después hay que dejarlo secar.

A partir de aquí la imaginación de cada uno hace el resto. Desde los más sencillos de un solo color hasta dibujos complejísimos (aquí el truco es ir protegiendo con cera de vela distintas zonas del dibujo según el color) todo vale. Huevos metálicos con pan de oro, con purpurinas (la purpurina siempre garantiza el exito), con añadidos de cartulina o papel para simular picos de pajaritos…lo que quieras. Hay montones de “trucos” en internet que pueden inspirarte, incluso con colorantes alimentarios que además tienen la ventaja de no ser tóxicos.

Decorar huevos de Pascua puede salvarte alguna tarde, de estas de Semana Santa que hace tan malo. Y lo mejor es que si no te quieres complicar la vida no tienes más que pintarlos con rotulador. En todas las casas siempre hay huevos. Si vas a hacer una tortilla, aprovecha y disfruta con tus hijos de su creatividad. Ellos tienen muchas más ideas que nosotros, sólo hay que guiarlos. Y siempre puedes practicar antes on-line.

Y si a ti lo que te gusta son los huevos de Pascua de chocolate, en lugar de decorarlos por fuera aprovecha y te los haces en casa. Seguro que a tus hijos les sabrán a gloria y les encantará pelarlos.

Foto | Kurisuroku

1 Comentario

  1. Ana 20 abril 2011

    el otro día me estaba acordando yo de la abuela y de los huevos que nos pintaba. Es un recuerdo bonito.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*