Habla con tus hijos de “eso”

Maila en quatre temps

Una y otra vez, psicólogos y pediatras nos bombardean con el consejo de que, con los niños, el sexo ha de abordarse con naturalidad y tal y tal, atendiendo a su capacidad de entendimiento y a su edad. Y nosotros, padres conscientes y bien dispuestos, asentimos con la cabeza, convencidos de que arman demasiado ruido para tan poca cosa, total, el sexo es algo natural, somos progres y modernos.

Y entonces llega el día. Jaja. Una risa ¿verdad?

Si el niño tiene edad suficiente la llegada de un nuevo hermanito es a la vez un catalizador para todo tipo de preguntas y una buena muestra experimental de lo que sucede. Las mamás más valientes paren en su casa con los hermanos mayores andando por ahí y en la clínica Acuario, bandera española de los partos respetuosos, no sólo se permite la entrada a los niños, sino que hasta se favorece si es lo que la familia quiere. No es tan raro, no te lleves las manos a la cabeza. Durante toda la vida los niños han asistido al nacimiento de sus hermanos y el asunto no les ha causado ningún trauma. Piénsalo.

Dejando al lado estos casos particulares que no están al alcance emocional de cualquiera, en la sociedad actual, taaan moderna y liberada, el sexo y la muerte son los dos grandes tabúes. Hablaba un día con una mamá del cole y me contaba que menuda había tenido que liar en un viaje para entrar en el baño de la gasolinera sin que la niña entrara con ella, porque estaba con la regla. Vaya, que se la dejó fuera, esperando. De verdad que a mí el miedo me hubiera quitado la vergüenza, pero en fin, yo soy bastante poco pudorosa para estos temas. Ya lo era con 15 años, cuando no entendía porqué mis compañeras se escabullían al baño con la compresa oculta en donde pudieran.

Tanto que suponemos que cuando llegue ese día nosotros, súper progres, vamos a salir airosos del asunto y ni siquiera podemos tratar con naturalidad una cosa tan simple como la menstruación. Si podemos nos encerramos en el váter y echamos el pestillo. Pues muy mal. ¿O es que tú no te acuerdas del susto que te pegaste cuando oíste aquello de “Beatriz ya es mujer” en verano azul? Que no entendías nada…¿pues no era mujer desde que nació?

Puedes empezar a tratar el tema del sexo con tus hijos de una forma natural, si por ejemplo, en estas situaciones no te escondes. De paso, y sobre todo si son niñas, no les darás la impresión de que es algo sucio y que hay que ocultar. Principalmente la cosa del periodo. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de los problemas relacionados con los trastornos menstruales – ciclos irregulares, dismenorrea, síndromes premenstruales incapacitantes – se deben no a causas físicas, sino psicológicas. Si le muestras a tus hijos que es normal lo tomarán en el futuro como algo normal.

De momento Lara confunde las compresas con pañales, lo que no es mal comienzo.

Os dejo además el primer vídeo en el que se consiguió captar una ovulación, para vuestra curiosidad y la de vuestros hijos.

Y otro, poco científico pero que os puede ayudar con la explicación.

Porque creo firmemente que la educación sexual, cuanto antes empiece, mucho mejor. Y se puede empezar muy pronto con ella.

Por si no os animais tan pronto, o necesitais guías, Titeuf tiene un libro de educación sexual para niños de 9 a 14, aunque como digo, nueve años me parece increíblemente tarde para empezar con el tema.

Ánimo y al otro.

Foto | http://www.flickr.com/photos/khaledelhage/2359167436/sizes/m/

0
3

3 Comentarios

  1. Caro 16 agosto 2010

    Fíjate si a veces me paso de tempranera y anticipatoria, que tengo los cuatro librillos de la biblioteca de iniciación a la sexualidad de Libsa desde antes de que Mateo tuviera un año!!! JAJJAJAJAJA Pero es que los vi en casa de mi hermana, y me encantaron, son cuquísimos. Así que me los regaló. Están dirigidos a niños entre 6 y 7 años (aunque supongo que eso variará un poco en la madurez de cada crío). No quiero darle el libro y ya está, pero me parece un apoyo perfecto. Tiene unas ilustraciones muy cuquinas y un lenguaje muy asequible. Aunque con info por añadir, como que existen copas menstruales, o que no hay que parir tumbada y en el hospital obligatoriamente. Pero sí, me recordaron al de Sexo en la adolescencia que le regalamos a mi hermana pequeña, que cómo sería de chulo e interesante (misma editorial) que nos lo leímos TODOS antes de regalárselo xDDDDDDD

    Pero es primordial, como tú dices, antes que ningún material, la confianza para hablar abiertamente, y eso depende mucho de nuestra actitud hacia todo lo referente con el sexo. Menstruación incluida, of course.( Jajajaja ay, lo de Bea, no sé si fue peor eso o lo de Chanquete xDDDD y cuando mi madre se lo decía a alguien, hablando de mí, cuando yo tenía 11 añitos, tampoco lo entendía…porque yo no me veía una mujer, me veía una niña. Y no me gusta nada esa expresión :))

    Y en cuanto al tema de la muerte, igual, no puedo estar más de acuerdo. Hay que buscar la manera más sana de abordar ese tema con los niños porque les podemos evitar mucho sufrimiento. Cada uno que se acuerde de cuando era pequeño… yo he leído unas cuantas cosas interesantes a este respecto (muchas, de Ileana) y espero poder hacer que las veces que nos encontremos con esos trances en los años venideros nos ayude a pasarlos mejor.

    Un beso, compi!

  2. Caro 16 agosto 2010

    Ay, se me olvidó poner el enlace a la colección, por si alguien quería verla:
    http://www.libsa.es/listado_libros.asp?view=libros&codigo=02003006&id=67

  3. Daniela 7 octubre 2010

    Mi hija Lorelei ya ha notado la presencia de la sangre en mis ultimos dos periodos. La primera vez me pregunto preocupada “Sangre?”. Y le dije que si, pero que no estaba lastimada, que era normal (ella cumplio 2 años en agosto)
    Ya luego de que se me fuera el periodo venia miraba y preguntaba “Sangre??” y yo “no, ahora no hay ” ella:”ahhh” (Con cara de “mira que curioso”
    Y cuando volvio a aparecer la sangre lo vio como algo re normal y dijo “Sangre” (asintiendo como “ah ahi esta”)
    Yo desde que tuve memoria tenia conciencia de la menstruacion, por eso no me sorpendio cuando a los 10 años me vino por primera vez. Desde muy chica mi mama me habia explicado el tema del embarazo.
    Espero poder hacer lo mismo con mi nena

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*