Fuera pesadillas

pesadillas

Entre los cambios de hora – que ahora entiendo yo porqué mi madre aborrecía tanto el horario de verano “todavía es de día, todavía es de día, todavía es de dííííía” – el calor, que va haciendo de las suyas y el cansancio general que llega en estas épocas, además de los exámenes y de que estamos deseando todos que lleguen las vacaciones ¿quién es el guapo que duerme bien? Y es un círculo vicioso, porque cuanto más cansados estamos más nos estresasamos y por tanto peor dormimos.

El estrés y el cansancio físico pasan factura a la hora de dormir y en los niños sobre todo esto puede manifestarse en forma de pesadillas. Las pesadillas son un trastorno del sueño bastante habitual entre los más peques, lo que por otra parte no quiere decir que sean normales o que tenga uno que aguantarse.

Para combatir las pesadillas lo primero es reducir el estrés. Si tu hijo las padece, investiga; si no existe ningún motivo extra de estrés en la familia, tal vez esté pasando algo en el cole o con los amiguitos. Seguramente el simple hecho de hablarlo contigo ya mejore algo la situación, porque a veces el único problema es que no son capaces de comunicar el problema.

Llevar una alimentación sana, hacer ejercicio, no ver demasiada tele ni jugar con consolas u ordenadores a última hora de la noche y por supuesto intentar no hacer de la hora de irse a dormir un drama – sé que es difícil sobre todo en verano, que todavía es de día – también son buenos consejos. Si la luz le quita el sueño y no hay forma de engañarle bajando las persianas, tal vez la mejor medicina es que transijas y le dejes un rato más, haciendo algo relajante, como escuchar música suave o leer. El problema de las pesadillas es que, a diferencia de los terrores nocturnos, los niños las recuerdan durante días y eso puede plantear problemas a la hora de irse a la cama. Hablar con ellos siempre es una buena recomendación.

Y si aún así persisten, consulta con tu médico. Los medicamentos homeopáticos también pueden echarte un cable en estas situaciones. El Stramonium 15 CH administrado durante tres días consecutivos puede ayudar a reducirlas. Y otros tratamientos, como la Belladona 15 CH (*) son útiles cuando las pesadillas son de temas recurrentes (por ejemplo, si sueña que se cae). Consulta con el especialista y felices sueños.

(*) datos extraídos de La homeopatía y el niño. Dr. Jaques Boulet. Ed. Mc GrawHill. pag 99

Foto | Allen Elliotte

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*