¿Es posible compatibilizar pezones planos y lactancia materna?

¿Es posible compatibilizar pezones planos y lactancia materna?

Los pezones planos son aquellos que no sobresalen tras el estímulo, bien sea por frío o excitación sexual. Los pezones invertidos, sin embargo, son los que se hunden dentro en lugar de salir hacia fuera ante cualquier tipo de estímulo.

Pese a que muchas mujeres piensan que la lactancia está contraindicada en estos casos, no es así. La lactancia materna es completamente compatible siempre y cuando se tengan en cuenta ciertos aspectos que ayuden, sobre todo en los primeros días hasta que ésta quede instaurada.

La mayoría de los pezones invertidos o planos tienen suficiente tejido alrededor que protuye con la succión del recién nacido cuando agarra el pecho. Esto hace que el pezón quede moldeado en la boca del bebé durante la toma y posibilita la lactancia materna.

Lo que hay que tener muy en cuenta es que el pezón no representa el papel primordial en la lactancia, sino la areola. Es el trabajo que hace la boca y la lengua del bebé sobre la areola en su conjunto lo que hace que se pueda extraer la leche de forma natural. La succión debe hacerse sobre la areola, no sólo sobre el pezón, por lo que el pezón plano o invertido no supondrá problema.

¿Es necesaria una preparación previa durante el embarazo?

No hay que hacer nada especial para preparar el pecho durante el embarazo. Lo único que puede ser útil es una buena información acerca de la lactancia materna poniéndote en manos de alguien experto en ella, como podría ser tu matrona en el centro de salud y recurrir a ella también tras el parto para que te ayude en las primeras tomas. De hecho, con este tipo de pezón es muy posible que precisamente en esas primeras tomas tengas algo más de paciencia y sea muy necesario la ayuda de un profesional. Esto sí que es de gran importancia para que la lactancia sea un éxito.

Confía en tus capacidades para dar el pecho y ten calma, nada más. En lo que más debes prestar atención es que la boca de tu bebé agarre no sólo el pezón sino también la zona que está alrededor, la areola.

Puedes estimular el pezón de forma táctil, incluso con hielo justo antes de la toma. Hay quienes hacen uso de un extractor del pezón para ayudar en esto aunque su eficacia es dudosa. Se puede emplear el práctico truco de la jeringa cortada para ayudar de la misma forma. Éste consiste en cortar la punta de una jeringa de 20 cc, invertir el émbolo y hacer succión suavemente en el pezón, manteniendo la succión durante unos segundos.

Todas estas técnicas y trucos no deben usarse durante el embarazo, sólo antes de iniciar la toma, pero, aunque como hemos comentado, no son necesarios en muchas ocasiones. Lo más recomendable es que se ayude manualmente a la extracción del pezón y se observe que el agarre sea correcto.

Pese a que las mujeres con pezones planos o invertidos tienen mucho miedo y dudas respecto a si la lactancia va a ser posible es importante señalar que la clave de todo es que la toma sea lo más precoz posible y que se insista mucho en la colocación correcta de la boca del bebé. En la mayoría de los casos los impedimentos para llevar a cabo una lactancia materna adecuada son el inicio tardío de la misma, los horarios estrictos con las tomas en vez de que la lactancia sea a demanda o crear interferencias ofreciéndole biberones o chupetes al bebé. Así que ya sabes, confía en ti y no dudes de que si quieres, es posible.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*