En Defensa de las vacunas

carloslibro

Mañana se presenta el nuevo libro de Carlos González “En Defensa de las Vacunas”, que publicará la editorial Temas de Hoy. Los libros de Carlos González, no sé muy bien porqué, acaban casi todos levantando mucha polémica y este casi seguro que se va a llevar la palma y no sólo por parte de sus detractores habituales, sino porque el tema de la no vacunación suele estar ligado a un “sistema” de crianza más “natural” (la terminología no acaba de gustarme, pero la usaré por ser la que se usa habitualmente) muy vinculado a las teorías de Carlos González.

Yo ya he explicado mi postura. En la sociedad actual las vacunas han constituído un importante avance de salud. Las vacunaciones masivas han conseguido reducir la virulencia de epidemias que, hasta hace poco, eran causa de numerosas muertes infantiles y de miles de casos de secuelas importantes. Y no sólo en el Tercer Mundo, todos podemos recordar la cara de algún actor picada de viruelas, todos conocemos la historia de Helen Keller.

Cuando tocó vacunar a Ana del sarampión (la vacuna del sarampión es la que se lleva el trofeo en cuanto a escándalos públicos) yo ya andaba metida en muchos berejenales. La información sobre las vacunas suele ser confusa y muchas veces inquietante. Reconozco que en aquella época me resultó imposible desentrañar todo el misterio y hacerme una composición de lugar acerca del tema (como hemos podido comprobar hace poco, además faltaban datos bastante importantes). Finalmente la vacuné, con cierto miedo, pero la vacuné. Y lo hice porque leí a Carlos González.

Cuando la información que nos llega es excesiva, contradictoria e imposible de manejar, en mi opinión es uno de esos momentos en que uno tiene que cruzar los dedos y fiarse de los expertos. Tristemente esto sucede en muchas ocasiones y en gran parte de ellas es posible que el experto elegido no sea digno de ese honor, pero…no queda otra. La salud de nuestros hijos es probablemente la mayor preocupación de los padres, uno quiere por encima de todo que su hijo esté sano, que sea “normal”. Por eso agradezco a Carlos González el esfuerzo y aunque le lluevan las críticas, decir que si sus libros me sirvieron sobre todo para quitarme el miedo en las cuestiones maternales, hubiera agradecido éste hace cuatro años y medio.

El libro promete y yo prometo leerlo, en cuanto que me dejen un rato. Con su lenguaje claro y ese tono irónico, reconozco que entre otras cosas a mí Carlos González me hace reir. Y sólo por eso ya me merece la pena.

Os dejo la sinopsis y una nota del autor, vía el blog Criando Amando. Mi consejo es que os leáis el libro y después valoréis por vosotros mismos.

Sinopsis del libro

En este nuevo libro, el pediatra Carlos González desmonta con su habitual ironía, los argumentos de quienes están en contra de las vacunas, y anima a los padres a no dejarse engañar y a seguir protegiendo la salud de sus hijos. La vacunación, afirma, es una de las prácticas médicas que más sufrimiento, dolor y muerte han evitado. La historia de las vacunas es la historia de la lucha contra enfermedades que durante siglos se han cobrado un terrible tributo en vidas humanas. Algunas, como la viruela, han sido vencidas y ya no es necesario vacunar contra ellas. Pero otras todavía acechan, y varios países industrializados han sufrido brotes y epidemias de sarampión, difteria o tosferina cuando el número de niños no inmunizados aumentó, debido a la propaganda antivacunas.
Temas de Hoy

Nota del autor

«Desde hace unos años, cada vez me encuentro con más padres que no vacunan a sus hijos porque creen que las vacunas son inútiles, o innecesarias, o peligrosas, o las tres cosas a la vez. Algunos incluso se sorprenden de que yo esté a favor de las vacunas. Como si hubiera una especie de paquete ideológico raro-progre-natural y si defiendes la lactancia materna o coger en brazos a los niños, también debes estar, “lógicamente”, en contra de las vacunas y creer en la medicina “alternativa” y en la era de Acuario.

»Los padres que no vacunan a sus hijos suelen estar muy informados. Han leído libros, han visitado páginas y páginas de Internet. Están muy informados, pero muy mal informados. Porque esas páginas y esos libros que atacan las vacunas están llenos de errores, falacias, medias verdades, mentiras completas, argumentaciones vehementes y coloristas, datos y más datos (mal interpretados o falseados) y paranoicas denuncias sobre supuestas conjuras de la industria farmacéutica.»

0
6

6 Comentarios

  1. maria berrozpe 24 Enero 2011

    Yo tengo el libro pedido!!!! Y con muchas ganas de leerlo. He leído el primer capítulo y me gusta mucho, lleno de ese sentido del humos y de esa lógica tan aplastante……. vamos, que va a levantar polémica porque a mucha gente le costará bajarse “del burro” a pesar de las evidencias…..

  2. Pilar 24 Enero 2011

    Yo también me lo leeré (cuando tenga algún rato…).
    La verdad es que a mi me encanta como escribe Carlos Gonzáles y también me hace reir, pero es que además, suelo estar de acuerdo con él…como en este caso.

  3. Ishamommy 25 Enero 2011

    Bueno, vaya que es todo un tema la vacunación, creo que cualquier extremo no es saludable, tanto para no vacunar nada como para vacunar de todo y por todo.
    Habrá que leer el libro, que para México estoy segura que tardara aun más.
    Saludos!

  4. Madre Tierra 25 Enero 2011

    Si queréis ampliar información sobre la vacunación existe una publicación online gratuita cuyo segundo número está dedicado íntegramente a la vacunación. Expone los argumentos tanto de los que están a favor de la vacunación, como de los que están en contra, como de los que nadan entre las dos aguas.

    http://issuu.com/madre_tierra/docs/madretierra_num02

  5. carolina 1 Octubre 2011

    Bueno, yo he visto a tantos niños afectados por una vacuna……

    Es verdad que trabajo con niños con problemas del desarrollo y entonces es mucho más probable encontrarmelos y mis estadísticas son totalmente parciales pero…reales, al menos para mi, nadie tiene que intentar convencerme de nada.

    Yo vacuné a mi hijo, antes me aseguré de que estaba en condiciones para recibirlas, y solo de lo estrictamente necesario; por ejemplo no creo necesaria la vacuna de la varicela, q casitodos hemos pasado, no?.

    Lo que si creo es que existen niños que, por la causa que sea, tienen una reacción adversa a la vacuna (a alguno de sus componentes) y creo que si hicieramos un poco de presión, se podría averiguar el porque reaccionan y así evitar ponerlas a aquellos niños. Es algo tan disparatado?

    Mientras sigamos cerrando los ojos a esto un monton de niños (cada vez mas) van a sufrir las consecuencias.

    Por otro lado, el q un niño contraiga una enfermedad, no significa que no se haya vacunado contra ella, ni q no la contraiga signifique q si lo haya hecho, pues las vacunas no son, ni mucho menos 100% efectivas y mucho menos para toda la vida.

    Un abrazo a todas.

    YO seguiré rezando a cada vacuna que le pongo a mi pequeño y a cualquier pequeño que tengo cerca

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*