El minicalendario de vacunas

vacunas

Años llevan los pediatras españoles rogando por la unificación del calendario vacunal español. Que existan 19 calendarios de vacunas (uno por cada comunidad autónoma más los dos de Ceuta y Melilla) no sólo habla de lo poco científica que puede ser la gestión de la sanidad sino sobre todo de que en materia de salud en muchos casos priman los objetivos políticos o monetarios. Un chollo.

Los pediatras españoles llevan años instando a la unificación del calendario vacunal y por fin lo han conseguido. ¡Y no están contentos! ¡Válgame! Si casi parecen madres, siempre protestando. El nuevo calendario único para todo el territorio español es un chollo. Para las farmacéuticas, porque ahora, si quieres que a tu hijo le vacunen de la varicela en el momento en el que los ensayos clínicos demuestran que es el óptimo, la vas a tener que pagar.

Y así con muchas otras. El calendario único para España se ha convertido en un calendario de mínimos que no cubre ni siquiera las mismas vacunas que los calendarios vacunales de los países de nuestro entorno – un problema epidemiológico no tan escandaloso como cuando en Ciudad Real no vacunaban a los niños de lo mismo que en León, pero parecido, que los niños de ahora vienen y van a París.

Para atrás, como los cangrejos, titula el blog de Pediatría Basada en Pruebas. Y tienen razón. Si una vacuna se ha demostrado útil, si además está prevista para evitar la enfermedad en los más pequeños, el Estado, todo, debería pagarla. Y no hay más. Y como siempre es una cuestión de cómo se gestionan nuestros impuestos. Si ya ni protegemos a los más pequeños de cosas tan serias como las enfermedades, si no les evitamos males que son perfectamente evitables, cada vez habrá menos cosas que nos separen del tercer mundo. Como siempre, vergonzoso.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*