El ejercicio y el aire libre protegen a tus hijos del estrés

deporte y estrés

El sedentarismo es cómodo, que me lo digan a mí. Estar tumbado al sol sin hacer nada es uno de los mayores placeres de la vida, así están los alemanes, deseando jubilarse para tirarse al sol en Mallorca. Pero tiene muy poco de sano, eso ya lo sabemos todos.

El ser humano nació nómada. Recolectores y cazadores, los primeros humanos se pasaban la vida de acá para allá, buscando comida, que es seguro más importante que descansar todo el día. Al menos imagino que en verano, el invierno probablemente era más para contar cuentos. Tal vez por eso un nuevo estudio acaba de determinar que el ejercicio y el aire libre no sólo mejoran las condiciones físicas de los niños, sino que además los ayudan a manejar el estrés de la vida moderna (que tal vez tenga más de moderna que de vida, como decía el chiste, creo que de Mafalda).

El estudio, publicado en The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, asegura que los niveles de cortisol – la hormona del estrés – son más bajos en aquellos niños que practican deporte frecuentemente cuando se les somete a una prueba de estrés psicosocial. Y eso que los niños de estudio eran finlandeses.

Ocho o nueve horas encerrados en el cole, con media hora de recreo y una hora después de comer, inundando su cabeza de cuentas, datos, números y otras cosas de gran utilidad como los afluentes del Tajo por la derecha y por la izquierda, sin que se les permita moverse de la silla a veces ni para ir al baño ni para beber agua, sin poder hablar con sus compañeros, en la actividad pasiva en lo que los inteligentes humanos hemos convertido el aprendizaje…Y por la tarde deberes, exámenes, a ducharse, un poco de tele, cenar y a la cama. Esa es la vida de los niños de ocho años de gran parte del mundo occidental (probablemente haya que descartar Finlandia, precisamente). Y así están.

¿Cómo? Estresados y con sistemas de adaptación al estrés pochos, que no funcionan bien y que hacen que sus niveles de cortisol aumenten rápidamente ante las dificultades, con las consecuencias que esto tiene – manejar mal el estrés produce muchas cosas, irritabilidad, insomnio, depresión, mal comportamiento, dificultades de aprendizaje, dificultades de adaptación…Habrá que poner a todos nuestros hijos a hacer gran cantidad de ejercicio vigoroso en cuanto que salgan del cole, aunque…tal vez si sólo se les dejara jugar un poco más…tal vez si se les dejara ser niños no tendríamos tantos problemas. Y desde luego no tendríamos que hacer estos estudios.

Vía | Infancia Mágica

Foto | Strochi

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*