Cuidado con los disfraces de carnaval

carnaval

El carnaval está a la vuelta de la esquina y, si no tenemos ya el disfraz hay que ir pensando en comprarlo.

Hace unos años, cuando nosotros éramos pequeños, los carnavales prácticamente no se celebraban. Pero de un tiempo a esta parte en muchos colegios y también de forma particular, cada vez más gente se apunta a la moda (bastante antigua, por cierto) de disfrazarse. Disfrazarse es divertido y a la mayoría de los niños les encanta. Pero la CECU (Confederación de Consumidores) nos advierte este año de que no todos los disfraces son lo mismo.

Los disfraces para niños menores de 14 años están catalogados por ley como “juguetes” y por tanto tienen que cumplir una serie de normas y etiquetados que certifiquen que son seguros. Así, a simple vista es probable que nunca hayas pensando que un disfraz tiene que cumplir ciertas características de seguridad, pero sí, en cuanto se reflexiona un poco se da uno cuenta de que es obvio.

Máscaras inflamables, maquillaje no hipoalergénico, caretas con orificios demasiado pequeños, lazos largos que se pueden enrollar al cuello, partes punzantes o pequeñas que se pueden tragar…No todos los disfraces son iguales y aunque estemos tentados a ahorrar en este asunto (total, sólo se lo ponen un día y luego ya ni les sirve), a veces lo barato sale caro.

En lo que llevamos de año, la Red Alerta – un servicio del Ministerio de Sanidad que permite denunciar y comprobar productos de riesgo para el consumidor -, ya ha informado de ciertos problemas, por lo que la CECU ha hecho pública una nota de prensa para recordar algunas de las recomendaciones básicas para los disfraces de carnaval. Acudir a tiendas especializadas en juguetes para niños puede ser la mejor opción. Las jugueterías suelen ser sitios serios y sus productos suelen estar bien etiquetados y cumplir con las normas de la UE. Siempre es preferible adquirir el disfraz en uno de estos establecimientos aunque sea un poco más caro. La realidad es que en disfraces de carnaval el precio suele variar muy poco de unos sitios a otros y es mejor no arriesgar por ahorrarse dos euros.

Comprobar el etiquetado, los orificios de las máscaras y la composición de los maquillajes son algunas de las recomendaciones que la CECU nos da para este año. Podéis consultar todos sus consejos en este enlace.

Disfrazarse es divertido y, aunque sea de pirata o de súper villano, lo mejor es hacerlo sin llevarte ningún susto.

Foto | Peter Grima

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*