Cuidado con las calefacciones

 

calefaccion

Llega la época de frío y los seres humanos nos felicitamos por haber inventado la calefacción. ¿Hay algo mejor para una tarde de invierno que estar en casa calentito mientras llueve fuera? ¿Con un buen chocolate y un buen libro? Pocas cosas, casi seguro. Poder calentarnos en invierno no sólo nos facilita la vida, sino que contribuye a nuestra salud. Pero, todo tiene un pero.

Con las calefacciones también llega el calor excesivo y los cambios de temperatura. Y con ellos y ya que en invierno proliferan todo tipo de virus, llegan los catarros, la tos, los mocos, la afonía y el dolor de garganta. Porque el frío no es malo y no produce gripe, pero someter a nuestro cuerpo a cambios de temperatura bruscos o a temperaturas muy bajas (o excesivamente altas) sí que aumenta nuestro estrés fisiológico y por tanto puede aumentar el riesgo de que nos pongamos malos.

Cuando llega la época de las calefacciones hay que tenerlo claro. Mantener la casa a una temperatura constante y no muy alta (no más de 22-24 grados) es suficiente para mantener el confort (y de paso ahorrar un poco, que las calefacciones son uno de los principales gastos de las familias).

Además, para mejorar la calidad del aire durante las épocas de calefacción es conveniente mantener la humedad un poco alta: la calefacción reseca el ambiente y eso también puede afectar a nuestras vías respiratorias, produciendo irritación o sequedad de las mucosas que, por compensar, aumentarán la producción de mucosidad. Colocar cacharros con agua o toallas mojadas en los radiadores ayuda a mantener la humedad atmosférica evitando que el ambiente se reseque en exceso. Esto es especialmente importante en las habitaciones de los niños, que son los más propensos a constiparse.

Por supuesto hay que tener especial cuidado con los cambios bruscos de temperatura. Para disminuir el riesgo lo mejor es adoptar la moda “a capas” que te permite ir poniéndote y quitándote ropa según el calor que haga en el entorno.

Y también has de recordar que la homeopatía te ayuda tanto a prevenir como a tratar trastornos como catarros, gripes, amigdalitis, afonías, etc. tan comunes durante esta época. Consulta con tu profesional de la salud.

Foto | vtdainfo

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*