Cuando pasan la noche fuera

convivencias

Todos los días llegan. También el día en que tu pequeñín se va de casa – por un par de días -, y te deja sola y pensando cómo estará. Con un amigo, de convivencias…,la vida social de los niños incluye también noches fuera para celebrar cumpleaños o las ya famosas fiestas de pijama, que además, prepárate, porque algún día también tendrás que organizar tú. Sí, cuando no son los abuelos que hacen de canguro para que seas tú el que puede salir un poco de noche, la cosa da un poco más de miedo. ¿Estará bien? ¿Dormirá? ¿Me llamarán a las tres de la mañana porque ya no puede más? Las dos primeras preguntas casi siempre se van a quedar sin respuesta. A la tercera pregunta casi siempre se puede responder con un “no”. Y si la tercera es que “no” las otras son que “sí”, al menos a lo largo de toda la noche.

A veces los niños se animan a pasar la noche fuera de casa más bien empujados por sus compañeros. Y es verdad, a veces no lo pasan tan bien como esperaban. Lo que sí es seguro es que, lo pasen bien o mal ellos, tú no vas a estar a gusto.

Cuando se presenta la primera excursión o la primera visita a casa de un amigo lo más importante es mostrar confianza. Tal vez tú en el fondo de tu corazón no creas que tu hijo está preparado, pero si lo demuestras le condicionarás. Y entonces irá mal. Confianza y vías de comunicación abiertas. Con la madre de la otra criatura suele ser suficiente. De verdad, las madres somos personas empáticas, nos suelen gustar los niños y nos preocupamos de que los amiguitos de nuestro hijo no lo pasen mal, sobre todo si están en nuestra casa. Hay madres capaces de acostarse con los niños – todos – para ayudarles a dormir si es necesario. Los profesores y monitores de las excursiones también suele ser gente razonable que te avisará si pasa algo grave. Y en las convivencias en realidad no suele dormir nadie, pero no por miedo, sino porque no pueden parar de reír. La clave está en no preocuparse, e intentar dormir.

Los niños crecen y se independizan. Y algún día se irán de vacaciones. O de fiesta. Confiar en ellos es la clave para muchas cosas, también para las primeras noches fuera. Ya son mayores, o eso creen, hay que animarlos.

Foto | neticola

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*